Invento cordobés. Un poco de imaginación a la hora de fertilizar