Una lluvia de dólares que espera señales del Gobierno