Una payada por las elecciones

En estos versos el autor reflexiona sobre las suspicacias de este acto
(0)
10 de mayo de 2003  

Rumbeando pa´ la querencia

al tranquito de mi overo

con el gritar de los teros

alertando mi presencia

el campo en toda su esencia

me invitó a reflexionar

y ansi dentré a meditar

sobre filosas cuestiones:

se vienen las elecciones

y hay que volver a votar

Asunto muy delicao

si se pretende saber

cómo se ira a resolver

un tema tan embrollao

si hasta el más capacitao

tiene duda colosal:

de sufragio universal

veinte años ejerciendo...

la cosa ...no va saliendo

¿será que votamos mal?

No importa de cuál costao

qué comité o tal partido

son todos del mismo nido

los que nos han gobernao

solamente han demostrao

muy grande incapacidad

dudosa moralidad

¡difícil sacar un bueno!

...mucho amigo de lo ajeno

con cargo y autoridad...

A la Nación endeudaron

en infinito platal

fortuna usada muy mal

pa´ Educación no gastaron

Trabajo y Salud ignoraron

con el desprecio más grande

aquí me hierve la sangre

¡y no se encuentra consuelo!

¿es posible en este suelo

que criaturas mueran de hambre?

La Justicia es otro asunto

al que le meten gambeta

armaron muy bien la treta

nombrando unos cuantos puntos

privilegios pa´ ellos juntos

la impunidad los ordena

pasan la cosa serena

como vacaje en el sorgo

¿o acaso hay pescao gordo

que le caiga la condena?

El presente es resultao

de lo anterior elegido

no hay que dentrar en olvido

de los errores pasados

el futuro tan deseado

que todo crestiano añora

podrá llegar como aurora

si pensamos lo que hacemos

necesario es que empecemos

eligiendo bien... ahora...

Cambiar el rumbo es urgente

con gente gaucha y capaz

bien preparada y audaz

trabajadora y decente

por sobre todo valiente

con ganas de hacer Nación

altiva en su condición

orgullosa de su oficio

dispuesta pal´ sacrificio

y que honre... la Tradición

Rompe en relincho el overo

señal que estamos llegando

dende lejos contestando

en el corral el nochero

ya va asomando el lucero

con todo su resplandor

como rindiéndole honor

al sentimiento que tengo:

capaz que se esté viniendo

una Argentina... mejor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.