Preocupación. Villa Iris vive una de sus peores sequías