Zona técnica: consejos para optimizar la recría

Recursos para aumentar la producción ganadera
Recursos para aumentar la producción ganadera Fuente: LA NACION - Crédito: Facundo Basavilbaso
Aníbal Fernández Mayer
(0)
24 de febrero de 2018  • 06:25

La recría de terneros siempre fue y será muy importante para cualquier planteo ganadero, tanto pastoril como a corral. En los últimos tiempos se habla mucho de ella porque los engordes a corral necesitan hacer una recría a pasto (kilos más baratos) y encerrarlos con mayor peso vivo, para que el resultado económico cierre mejor.

El peso final de la recría está muy vinculado con el tipo y peso de venta del animal que se busque terminar. En la actualidad, las demandas de la exportación están marcando un "norte" requiriendo animales más pesados (media res igual o mayor a 125-130 kilos) y para ello, se deben terminar con más de 450 kilos por cabeza y eso exige hacer una recría de mayor peso final (320-350 kg/cabeza).

Para lograr este objetivo se deben ajustar los sistemas productivos a las características ecológicas, económico-financieras y a las expectativas de cada empresa ganadera, ya sea para atender el mercado interno o externo con animales bien terminados.

Analicemos los diferentes tipos de recrías para terminar animales con destino a exportación:

Recría pastoril tradicional: las recrías tradicionales tienen ganancias de peso igual o menor a 300 gramos/ternero/día, especialmente en zonas con problemas de suelo y clima. Y esto no solo hace más larga y costosa la recría, sino que, además, se puede afectar la hormona de crecimiento en sangre y cuando eso ocurre se afecta el tamaño y el desarrollo de los huesos. Son los llamados "terneros colas", que se van a engordar y a engrasar igual pero que siempre tendrán menor tamaño corporal y eso puede afectar el precio final de venta.

Recría a corral: tan negativo es hacer una recría con bajas ganancias, por lo que se acaba de mencionar, como tener muy altas ganancias (arriba de 800 gramos diarios). Y esto es muy común cuando se recría a corral. Esas altas ganancias producen un engrasamiento prematuro de los terneros y si no se "desengrasa a tiempo" se terminarán muy livianos (320-340 kg/cabeza) y nunca se logrará el objetivo de terminarlos pesados para exportación.

Recría pastoril mejorada: esto se puede evitar si se manejan muy bien las dietas. Las ganancias diarias deben variar entre 600 y 700 gramos/ternero. A esto lo llamamos una "recría mejorada". De esta forma, los novillitos alcanzarán rápidamente el peso de final de recría de acuerdo al biotipo (chico y grande) y así terminar pesados para exportación. Esto se puede lograr tanto en una recría pastoril como a corral, con una dieta muy controlada.

En una etapa posterior a cualquiera de las recrías mencionadas, tanto en los sistemas pastoriles como en los de corral, los animales deben recibir una dieta balanceada (energía-proteína) durante la etapa de terminación que les permita obtener altas ganancias (superior a 0,8 a 1 kg/día) y así terminarlos con más de 450 kg/cabeza.

En definitiva, existen tecnologías y conocimientos que están al alcance de todos los productores y que se están probando en los últimos 20 años en el sudoeste de Buenos Aires y en La Pampa. Todas ellas se deben ajustar a las características ecológicas, económico-financieras y a las expectativas de cada empresa ganadera.

Si se pasa de los 300 (recría tradicional) a 500 o a 700 gramos/ternero/día (recría mejorada) se venden entre 8 y 12 meses antes los novillos gordos y pesados para exportación, y eso es financieramente muy importante, ya que se mejora significativamente el flujo de fondos y se reducen los costos de producción en dólares por kilo producido.

El autor es nutricionista del INTA Bordenave.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?