Brasil en el ojo de la tormenta. Cardoso podría quedarse sin aliados