Casi es un hecho el desguace del Israelita