Sorpresiva decisión oficial. Casi solo, el Gobierno votó en contra de la reforma del FMI