Opinión. Caso FIFA: más transparencia lleva a una mejor gestión