Mercados. Cautela ante la espera de datos