Cavallo apunta a revivir sus ideas de la campaña electoral

(0)
21 de octubre de 2000  

Las ideas podrán no ser del todo nuevas, pero lo seguro es que el titular de Acción por la República, Domingo Cavallo, piensa hacer con ellas un importante ruido político cuando las presente, en forma de "plan", el martes próximo, en Buenos Aires, y un día más tarde, en Córdoba.

El grueso de las medidas que propondrá el ex ministro de Economía son aquellas que ya había postulado en su trabajo "Un hombre, un empleo", virtual plataforma de gobierno que presentó en la campaña por las elecciones presi denciales de un año atrás. A saber:

  • Eliminación de impuestos distorsivos, como ingresos brutos, a los sellos, a la renta presunta y a los intereses de los créditos. La idea es simplificar tributos para que las empresas locales sean más competitivas.
  • Los dos primeros son gravámenes provinciales, por lo cual los fondos que los Estados dejarían de percibir serían compensados con una porción del 5% del IVA, que se mantendría en 20% (hoy está en 21 por ciento).
  • Supresión paulatina de los aportes patronales.
  • Para poder reducir estos impuestos sin complicar la situación fiscal del país, Cavallo plantea una fuerte lucha contra la evasión. Una de las principales disposiciones en este sentido es la obligatoriedad de que todas las transacciones superiores a 1000 pesos se hagan mediante cheque. Es decir, un monto diez veces menor al previsto por la ley antievasión sancionada anteayer.
  • Estos fuertes cambios en materia tributaria darían pie a una moratoria, plan de facilidades de pago o blanqueo de capitales cuya finalidad sería facilitar la transición hacia el nuevo sistema.
  • Otro factor para que las compañías argentinas ganen competitividad es la baja del costo de los servicios públicos. El líder de Acción por la República planea reducir las tarifas "reproduciendo" la desregulación telefónica en otros sectores, como energía eléctrica y peajes.
  • Creación de un seguro de desempleo mediante el sistema de capitalización. Implicaría achicar los montos de las indemnizaciones por despido, de manera que una parte de ese dinero fuera a fondos especiales que manejarían las AFJP.
  • Consultados por La Nación , algunos economistas con los que Cavallo intercambia ideas periódicamente coincidieron en que el ex ministro no entrará en el análisis pormenorizado de los números macroeconómicos, sino que hará hincapié en cuestiones conceptuales. "Dará lineamientos, no dirá si tal número tiene que estar medio punto para acá o medio punto para allá", confiaron.

    En ese sentido, aclararon que "no hay mucho para agregar a lo que Cavallo propuso el año pasado. La situación del país no ha cambiado tan significativamente como para que aparezca ahora con cosas totalmente diferentes".

    Decisión estratégica

    También señalaron que el ex funcionario menemista analizará hasta último momento en qué puntos pondrá el énfasis, dada la volatilidad política y económica del momento. "No quiere que su presentación dé la idea de que se está postulando como reemplazante de José Luis Machinea, ni tampoco pretende lanzar un plan económico alternativo, porque eso aumentaría los ruidos en el mercado", adelantó un colega que lo conoce muy bien desde hace más de dos décadas. "Lo que diga o deje de decir será una decisión estratégica", agregó.

    Cavallo tampoco sería demasiado explícito sobre la forma de lograr la implementación de este paquete de medidas, que en muchos casos no podrían ser unilaterales sino que, por el contrario, necesitarían de amplios acuerdos políticos, como por ejemplo, la eliminación de los impuestos a los ingresos brutos y los sellos, que requeriría una suerte de pacto fiscal con las provincias.

    Para el economista, los antecedentes no son los mejores, ya que esta supresión trató de ponerla en práctica, infructuosamente, cuando era ministro del gobierno de Carlos Menem.

    Con el IVA no le fue mejor. Lejos de reducirlo, tuvo que elevarlo del 18 al 21 por ciento para cerrar las cuentas del Estado.

    En una entrevista que le dio a La Nación el lunes último en Bologna, Italia, donde fue condecorado por la universidad local con el título de Doctor Honoris Causa, Cavallo había dicho que lo que propondría no sería un plan, sino una serie de medidas que, de ser aplicadas, le permitirían a la economía argentina crecer a un ritmo del 7 por ciento al año, como en los mejores años de la década del 90, cuando él estaba al frente del Palacio de Hacienda.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.