Cavallo: el FMI sólo exige el déficit cero

La carta de intención que el organismo aprobaría la semana próxima incluye una amplia reestructuración de la deuda
(0)
1 de septiembre de 2001  

El ministro de Economía, Domingo Cavallo, presentó ayer la carta de intención firmada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y sostuvo que la única meta por cumplir es el déficit cero.

Por otra parte, el funcionario se empeñó en bajarle el tono a la discusión que él mismo generó con las provincias, cuando el domingo último puso en duda el envío de la coparticipación pactada con los gobernadores.

“Ese es un tema irrelevante porque el Estado cumplirá con el pago de la coparticipación”, dijo ayer, después de que el presidente Fernando de la Rúa y el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo se habían reunido un día antes con gobernadores y con legisladores para aclarar que se pagará el piso establecido en $ 1364 millones.

Después, sobre la puesta en marcha del déficit cero, dijo que “no es una solución sencilla a los problemas de la Argentina, pero es la mejor frente a todas las alternativas”, y repitió lo que ya se convirtió en una muletilla: que el país no está en condiciones de seguir endeudándose.

Para Cavallo, el estricto cumplimiento de la ley del déficit cero redundará en que el mercado de crédito otra vez se abra para la Argentina. Además, sostuvo que ya hay indicios de que los depósitos están volviendo a los bancos lo que permitirá “que haya crédito a tasas normales”.

La carta de intención que el directorio del organismo multilateral aprobaría en la sesión del próximo viernes contempla la reestructuración de la deuda pública, que alcanza a los 128.000 millones de pesos.

“Estamos estudiando la posibilidad de lanzar otra operación de canje de la deuda en los meses venideros. Es posible que, para facilitarla, solicitemos que se adelante el desembolso de un máximo de US$ 3000 millones que forman parte de la ampliación de los recursos del programa”, reza el Memorando de Política Económica como única referencia al tema.

Ayer, Cavallo anunció un “desembolso inmediato” por parte del organismo de crédito de US$ 6200 millones, de los cuales 5000 millones se destinarán a darle mayor respaldo al sistema financiero.

Los 1200 millones restantes no están relacionados con el nuevo plan de ayuda, que es por un total de 8000 millones, sino que corresponden a una cuota del blindaje financiero firmado en diciembre último.

El ministro dejó en claro que los restantes 3000 millones del nuevo préstamo serían desembolsados en 2002 y que se usarán para reducir el costo de la deuda.

“Proyección pesimista”

El ministro señaló que la carta de intención no hace foco en objetivos de crecimiento sino en metas fiscales, y admitió para el cuarto trimestre del año “una proyección pesimista”. Tan solo se crecería un 1 por ciento con respecto al tercer trimestre del año.

En el documento firmado con el FMI se prevé un aumento de US$ 100 millones en las metas de déficit fiscal pactadas anteriormente con el organismo y se admite que este año la economía se contraerá un 1,4%, contra un crecimiento del 2,5% que se había previsto en el presupuesto de 2000.

Además, en lugar de 6500 millones de dólares, ahora se permitió un rojo de hasta 6600 millones.

¿Cuáles son los argumentos dados en el memorando con los que se cumplirá el déficit cero? Primero, aumentar la recaudación y, segundo, avanzar en los cambios tributarios.

Los recortes

Sobre el recorte del gasto primario señala que durante el segundo semestre se recortarán 2300 millones y que para eso se dispuso un recorte del 13% en salarios y jubilaciones superiores a $ 500 y 170 millones por ahorros en la seguridad social.

Pero, sobre la coparticipación, el memorando señala: “En caso de que los ingresos tributarios del resto del año sigan siendo inferiores a los previstos en el presupuesto y el Gobierno no pueda asignar recursos para realizar las transferencias adicionales requeridas para cumplir con la coparticipación mínima de impuestos establecidas en el compromiso federal, trataremos de reequilibrar los términos convenidos en ese pacto para generar un ahorro neto de hasta 900 millones durante el resto de este año”.

Además, se compromete a reformar el sistema de coparticipación y señala que es intención del Gobierno “alcanzar ese acuerdo alrededor del 30 de noviembre de 2001 y elevar el proyecto al Congreso”.

Según se acordó con el FMI, los objetivos de la reforma serán “simplificarlo, hacerlo más transparente, lograr una mayor correspondencia entre los ingresos que reciba cada provincia y los esfuerzos de recaudación que realice cada una y lograr que las transferencias sean menos cíclicas y más coherentes con las limitaciones macroeconómicas”.

Entre otras cosas, el documento señala la puesta en marcha de una reforma laboral con la renegociación de los convenios colectivos de trabajo que ya vencieron para lograr “mayor flexibilidad en las condiciones de empleo”.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.