Cavallo llega hoy y difunde la carta de intención con el Fondo

Se reuniría junto a De la Rúa con legisladores y gobernadores
(0)
31 de agosto de 2001  

Domingo Cavallo llegará esta mañana a Buenos Aires con un objetivo estratégico: difundir, primero frente a legisladores de la Alianza y luego a todos los argentinos, el contenido de la nueva carta de intención acordada con el Fondo Monetario Internacional. Anoche, antes de partir desde Washington hacia la Argentina, el ministro de Economía habría recibido una llamada del presidente Fernando de la Rúa para coordinar los detalles de una agenda que promete ser intensa.

De la Rúa se reunió con el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Raúl Baglini (UCR) y con algunos ministros de su gabinete para acordar los detalles de la presentación de la carta. Hoy se encontraría con los gobernadores de la Alianza, primero, y los del PJ, después, y luego con los jefes de bloque oficialistas en diputados y senadores, con un único objetivo: enterarlos del contenido (y las exigencias) de ese documento.

Inmediatamente después de aterrizar en Ezeiza, Cavallo dará una conferencia frente a un poderoso grupo de empresarios agrupados en el Consejo Empresario de América latina (CEAL). Más tarde se incorporará a aquellas reuniones.

El ministro participó hasta la medianoche de anteayer de la fiesta de despedida de Stanley Fischer, el número dos del Fondo Monetario Internacional (FMI), y al día siguiente, a las ocho y media de la mañana, ya estaba reunido con Anne Krueger, su sucesora.

Al ministro y su mujer, Sonia, les tocó compartir la mesa con Robert Rubin, el ex secretario del Tesoro de Bill Clinton, según contaron sus allegados. Versiones no confirmadas indicaban que también le había tocado compartir la comida con Allan Meltzer, el economista conservador con buen acceso a la administración republicana que con sus consejos para que la Argentina declare una moratoria de la deuda irritó a Cavallo. Thomas Dawson, el principal vocero del FMI, fue el maestro de ceremonias de la fiesta con más de 200 invitados, en la que estaban las principales figuras del mundo de las finanzas y prestigiosos economistas.

Antes de que hablara Fischer, lo despidieron Larry Summers, último secretario del Tesoro de Clinton; Horst Kohler, titular del FMI, y mandó una carta su antecesor, Michel Camdessus.

A las ocho y media de la mañana de ayer, Cavallo volvió a las oficinas del FMI. Esta vez, para ver a Krueger, la profesora de la Universidad de Stanford que fue economista jefe del Banco Mundial. La reunión entre Cavallo y quien será la encargada de supervisar la ejecución del nuevo programa con la Argentina se extendió durante una hora y media. El ministro se mudó luego a las oficinas de Guillermo Zocalli, el representante argentino ante el FMI. Hizo llamadas a su equipo en Buenos Aires y trabajó en la presentación que hará hoy en Buenos Aires de la nueva carta de intención con el FMI.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?