Cavallo y dinero rápido

Por Martín Kanenguiser De la Redacción de La Nación
(0)
28 de octubre de 2000  

Nadie quiso quedarse afuera del mercado en los últimos dos días de esta semana.

La debacle de los primeros días, que amenazaba con transformarse en el apocalipsis financiero para la Argentina, viró con rapidez a un panorama más optimista.

El ministro de Economía y sus colaboradores respiraron tranquilos anoche y anticiparon que hay margen para que en los próximos días el mercado local gane más, a partir de una posible mejoría en el clima regional. La Bolsa y los títulos argentinos, según una fuente de Economía, están entre los más volátiles del mundo. Por lo tanto, en las bajas se hunden y en las alzas, vuelan.

Estas grandes alteraciones permitieron a varios inversores hacerse de buenos retornos en las últimas 48 horas, cuando los bonos y las acciones estaban por el piso. "Hubo timba entre los que se quedaron cortos", admitió un analista de un banco. Más allá de esta lógica ley del mercado, analistas y funcionarios coincidieron en destacar dos factores excluyentes que contribuyeron a la recuperación:

  • El efecto Marx: la gira del secretario de Finanzas alentó las versiones sobre un paquete extraordinario para la Argentina. El Gobierno lo desmintió y algunos analistas serios consideraron que, como mucho, se podría acelerar el desembolso del préstamo acordado con el FMI en caso de incendio.
  • El efecto Cavallo: el estrellato de esta semana del ex ministro de Economía incidió sobre los ánimos del mercado. Primero no convenció con su apoyo a Machinea, pero luego lo logró con el apoyo explícito de su bloque legislativo al presupuesto que con tanta ansiedad requiere el Gobierno.
  • En cambio, se desechó el "efecto de Santibañes", por el ex jefe de la SIDE. "Nadie compra o vende bonos por un funcionario", destacó desde Wall Street alguien que lo defendió hasta su caída.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.