Cayeron a niveles de 1996 las ventas en supermercados

La facturación de las grandes cadenas minoristas se derrumbó 14,4% en diciembre último
La facturación de las grandes cadenas minoristas se derrumbó 14,4% en diciembre último
Alfredo Sainz
(0)
26 de enero de 2002  

Los supermercados retrocedieron cinco casilleros. Las ventas en las grandes cadenas en 2001 terminaron en 13.508 millones de pesos, lo que representa una caída del 5,7% con respecto al año anterior.

La facturación del sector supermercadista superó sólo a la de 1996 y quedó muy lejos de los 14.592 millones de pesos de 1998, el año récord de las góndolas en la Argentina.

Sin embargo, para tener una real dimensión de la crisis del negocio no hay que perder de vista la profunda transformación que vivió el sector de 1996 a la fecha.

En los últimos seis años se concentró la mayor parte de los 5000 millones de dólares de inversión en la apertura de nuevos supermercados y compra de cadenas locales que se concretaron a lo largo de toda la década del noventa.

En 1996 todavía no había desembarcado en el país un par de cadenas internacionales, como la holandesa Ahold -que se terminó asociando con Disco- y la francesa Casino, que compró la cordobesa Libertad. Además, la norteamericana Wal Mart apenas estaba dando sus primeros pasos en la Argentina y en el nivel local todavía no habían aparecido las tiendas de descuento, como Día% y Eki Discount.

"En 1996, la torta por repartir era prácticamente igual a la actual, pero había muchos menos jugadores. Además, se invirtieron más de 5000 millones de dólares que va a resultar muy difícil recuperar, especialmente después de la devaluación del peso", manifestó Guillermo Oliveto, director de la consultora CCR.

La aparición de nuevos rivales, que se tradujo en la apertura de decenas de puntos de venta, provocó una fuerte caída en la venta por metro cuadrado.

En 1996, el promedio de facturación entre las grandes cadenas era $ 1145 por m2 y en noviembre de 2001 la cifra cayó a $ 365.

El peor mes

Si bien todo 2001 fue un año malo para el sector, el derrumbe en las ventas de los supermercados se produjo en diciembre, cuando la facturación de las empresas del rubro cayó el 14,4%, con respecto al mismo mes de 2000, según el informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Las cifras no sorprendieron a nadie en el sector, ya que prácticamente todas las empresas descartaban una gran baja en el mes como producto del corralito financiero, la incertidumbre política que derivó en la salida de los presidentes Fernando de la Rúa y Adolfo Rodríguez Saá y los saqueos a los comercios minoristas en los días previos a la Navidad.

"La verdad es que para el sector los problemas no pudieron llegar en peor momento. Diciembre es siempre el mes más importante del año, aunque esta vez fue para olvidar", dijo Oliveto.

El panorama para enero no es mucho mejor. "Las ventas siguen estancadas y al menos por ahora no se ven signos de reactivación", admitieron en Supermercados Disco.

La visión es compartida por la mayoría de sus competidores. Según un relevamiento que todos los meses realiza el Indec, las empresas del sector aguardan una baja cercana al 14,6% en este mes en comparación con enero del año anterior.

"La caída será mucho mayor si la cuenta se hace en dólares, que fue la moneda en que invertimos la mayoría de las empresas", señaló un ejecutivo de una cadena internacional

Ventas en picada

Los supermercados, sin embargo, no fueron los principales perjudicados por la recesión. La caída en las ventas de los shopping centers fue mucho más pronunciada y en diciembre de 2001 alcanzó al 35,2 por ciento, en comparación con el mismo mes de 2000.

Con los resultados de diciembre, los shoppings cerraron un año verdaderamente negro, con una baja del 16,4 por ciento.

La facturación total del sector alcanzó a 1503,1 millones de pesos, la cifra más baja desde que, en 1997, el Indec comenzó a relevar los datos de ventas en los principales shopping centers del país.

Un año para olvidar

Canasta básica: en noviembre de 2001, la caída en las ventas de los supermercados no perdonó ningún rubro. En alimentos, la baja fue del 12,7% y en indumentaria llegó al 13,2 por ciento.

Con la música a otra parte: en los shopping centers, los sectores más castigados por la recesión fueron la venta de CD, electrodomésticos y artículos de computación, cuya participación en las ventas cayó del 13,6 al 11,7 por ciento.

Cambio de vestuario: como contrapartida, la venta de indumentaria y calzado registró una suba del 46,1 al 47,6% en las participación total de la facturación de los shoppings.

Sin caja: la venta por m2 en shoppings, en noviembre de 2001, fue de $ 257, frente a los $ 375 de junio del mismo año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.