QUE PASA. Celulosa no logra salir de las pérdidas