Serio, pero no solemne. Cepos y parches en la economía local