Álter eco. Chocolate, Premios Nobel y páginas porno: bienvenidos al mundo de las regresiones insólitas