América latina, la nueva frontera