Bienes de capital, con menos arancel