Suscriptor digital

Brasil, contra todos los pronósticos

Se puede aprovechar el desarrollo de la economía del vecino país y no ser un mero espectador
(0)
22 de agosto de 2000  

Todo pronóstico sobre la economía brasileña para 1999 indicó que el producto bruto interno (PBI) del principal mercado de América del Sur tendría un retroceso. No fue así. A pesar de todas las dificultades de ese año, la economía brasileña creció un 0,82%... pero creció.

Los pronostiqueros de siempre apuestan sus fichas a que la economía de nuestro principal socio comercial crecerá un 3 por ciento. Todo indica que se volverán a equivocar. Veamos algunos datos sobre la actual coyuntura:

  • El grupo Telefónica prevé inversiones por US$ 8000 millones en los próximos dos años (y ya habría invertido US$ 41.000 millones).
  • La empresa Semp Toshiba, fabricante brasileño de electrónicos, consideró que tendrá un crecimiento de un 40% este año.
  • Siemens calculó un aumento en los pedidos de generadores, turbinas y centrales telefónicas un 30% superior.
  • La compañía de celulosa Suzano va a invertir 970 millones de dólares en un nuevo polo gasífero-químico en Río de Janeiro.
  • Se estima que la rentabilidad de las mayores 400 empresas llegará a un 9% este año, contra el -1% del año último.
  • Las exportaciones brasileñas del primer semestre llegaron a US$ 26.000 millones (nunca Brasil exportó tanto). El monto es un 16,5% superior al del mismo período del año último.
  • Se crearon el último año 822.000 nuevos empleos en todo Brasil (no se modificó la tasa de desempleo, ya que hay nueva gente en el mercado de trabajo).
  • La inflación registró los índices más bajos de los últimos 30 años.
  • Las tasas de interés están en baja (no obstante, aún no llega a los consumidores y a las Pyme).
  • Fortalecimiento del ambiente democrático (importantísimo para atraer inversiones extranjeras).
  • Explosivo valor de inversiones de las empresas locales.
  • Sólido superávit: mes tras mes, las cuentas públicas demuestran que el Gobierno está haciendo los deberes.
  • Aumento de la productividad (calculado entre el 5 y el 7 por ciento anual).
  • Muchos sectores operan al límite de la capacidad instalada.
  • Mayor inversión en infraestructura: duplicación de rutas, proyectos de mineración y hasta obras públicas motivadas por la proximidad de elecciones municipales.
  • El sector de bienes de capital creció un 9,1% los primeros cuatro meses de este año en relación con el mismo período de 1999.
  • Tasa de cambio competitiva, aliada a políticas de fomento (no subsidios) como la formación de consorcios empresariales (sólo la Asociación de Vestuario agrupó 143 empresas de pequeño y mediano porte).
  • Aumento del 28% de la venta de productos de audio y video en los primeros cuatro meses del año en relación con el mismo período de 1999. En el caso de los televisores, por ejemplo, se vendió 1,3 millón, y los equipos de sonido tuvieron un aumento del 42 por ciento. Si bien el primer cuatrimestre del año último fue muy negativo por causa de la desvalorización del real, no dejan de ser números interesantes.
  • Procesos de privatización en permanente desarrollo (sólo está demorada la del Banco del Estado de San Pablo).
  • Buena estrategia en las políticas económicas. En 1999, Brasil obtuvo un superávit primario del 3,1% del PBI, número superior al acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y se espera una conquista superior para este año.
  • En contrapartida, existen varios inconvenientes, pero por primera vez están relacionados con problemas mundiales más que con causas internas, como el alza del precio del petróleo, eventuales consecuencias de la desaceleración de la economía americana, etcétera.

    Un empresario argentino podría preguntarse cómo eso podría repercutir en su empresa. La respuesta es muy simple: si busca su lugar en este crecimiento brasileño, podría hacer como los corredores de F1, aprovechar el vacío del auto de adelante para conseguir velocidad. Si no, podría hacer como los espectadores de la misma carrera automovilística, que sólo pueden ver a otro subir al podio.

    Los autores son analistas del Mercosur y coautores del libro Brasil, coloque un pie sin meter la pata. E-mail: info@centergroup.net

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?