Vientos de cambio. Brasil se afianza en su nuevo club de amigos