Brecha: se paga 5,5 veces más por los alimentos que lo que recibe el productor