Puerto franco. Cruceros: buenas noticias en una temporada que será pésima