Cuando un huracán genera negocios

Honduras, afectado por el paso del Mitch, ahora busca inversores
Honduras, afectado por el paso del Mitch, ahora busca inversores
(0)
28 de marzo de 2000  

Reparación de caminos, escuelas, clínicas, sistemas de agua potable, dragado, puentes y puertos son, entre otros, los sectores que bostezan en Honduras, a la espera del capital privado.

En octubre de 1998, el huracán Mitch -el peor desastre natural en la historia de América Central- causó numerosas muertes y daños en infraestructura que se calculan en 3600 millones de dólares en pérdidas económicas.

Pero cada vez que llovió, paró -dice el refrán-, y ahora se ha puesto en marcha el Plan Maestro de Reconstrucción y Transformación Nacional, gracias al apoyo brindado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En efecto, ya asoman resultados de recuperación. El país rehabilitó cientos de kilómetros de carreteras y caminos, reconstruyó puentes, escuelas y otras obras de infraestructura esenciales. Asimismo, ha reactivado el campo y otros sectores productivos clave.

El BID espera que, al fortalecerse aún más la capacidad local para ejecutar el plan y determinar sus prioridades, se acelerarán los proyectos y los desembolsos de la ayuda externa.

Desde el paso del Mitch, el banco ha aprobado 270,2 millones de dólares en préstamos para Honduras. Para los próximos cuatro años, se espera lograr un nivel cercano a los 500 millones de dólares en aprobación de nuevos proyectos.

Argentinos, a la obra

Parecida socioeconómicamente a cualquier provincia del interior argentino, con bases culturales similares y el mismo idioma, Honduras no está tan lejos de los inversores locales como éstos creen.

Las oportunidades que brinda el país centroamericano son las leyes de concesionamiento y de iniciativa privada, según explicó Julio Borra, consultor independiente, durante el seminario titulado "Oportunidades de negocios en la reconstrucción de Centroamérica".

Hondutel, por ejemplo, la empresa telefónica nacional, ya entró en proceso de licitación, con 7 grupos preseleccionados.

También se otorgaron en concesión cuatro aeropuertos a un consorcio español.

"Esta es un área concreta donde los empresarios argentinos ya pueden acceder", dijo Borra. En un país devastado al mejor estilo Hollywood, las obras por hacer son infinitas. "Por ejemplo, necesitan una ruta que una puerto Cortez (en el Atlántico) con un puerto del Pacífico para transportar todos los productos que manejan estas terminales."

A su vez, los empresarios hondureños están persuadidos de que necesitan hacer joint ventures con empresas latinoamericanas. Para su contraparte argentino, Honduras representa el punto de entrada a 33 millones de habitantes que tiene América Central.

Las zonas protegidas

Un elemento atractivo es la existencia de Zonas Industriales Protegidas. Allí las empresas pueden operar con mano de obra hondureña y están libres de impuestos para exportar a Estados Unidos. Funcionan como zonas francas. "Un hondureño me dijo hace poco tiempo -recordó Borra- que los argentinos, que son tan caros en mano de obra, podrían llevar allá sus ideas y hacer el montaje de su negocio allí, que es tan barato."

A espaldas de Estados Unidos, el desarrollo de las zonas industriales mostró un resultado enorme en las maquilas (confección de ropa), que a Honduras le dio un comercio de 2000 millones de dólares, donde le queda un valor agregado de US$ 500.000.

Lo cierto es que la gama de productos exportados fue variando considerablemente en la última década. Hace 10 años exportaba banana por el orden del 49 por ciento de su comercio exterior; hoy lo hace por el 16 por ciento. Y eso no significa que sus ventas totales hayan bajado: Honduras exporta el 22 por ciento de su PBI (la Argentina, el 11 por ciento).

Este logro no fue casual. El país ya descubrió lo que deben fabricar las empresas -después de un estudio serio, absoluto y total de las múltiples variables- para saber cuáles son los cinco o seis rubros en los que Honduras puede ser competitivo. Los más importantes son industria forestal, alimentos, y confección de vestimenta.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.