Debut con problemas del nuevo sistema María

Se postergó hasta nuevo aviso la actualización del software
(0)
20 de mayo de 2003  

Los despachantes de aduana que quisieron declarar las operaciones de importación y exportación el miércoles último a través del nuevo Sistema Informático María (SIM) se encontraron con un mensaje inesperado y sorpresivo en la pantalla de sus computadoras personales. "Se posterga hasta nuevo aviso la obligatoriedad de operar con la versión SIM 1.0 (...) debido a que la totalidad de los declarantes aún no ha concluido con la instalación de sus puestos de trabajo y a que los prestadores de conectividad están haciendo ajustes a su interacción con el SIM", rezaba la explicación, que llevaba la firma de la Dirección de Informática Aduanera de la AFIP.

Esta información llegó a los despachantes pese a que se esperaba el pleno funcionamiento de la nueva versión del sistema para ese día.

Por eso, muchos de estos profesionales habían instalado antes del aviso la actualización del programa y tuvieron problemas para realizar despachos por la vía informática.

Según pudo saber LA NACION, fue imposible oficializar despachos por medio de la nueva versión y se produjeron demoras inusuales (se hablaba de hasta dos horas) para que el sistema finalice el trámite, que se tradujeron en dificultades para disponer a tiempo de la mercadería.

Pero la leyenda fue cambiada durante la tarde del jueves último por otra en la que la Dirección de Informática Aduanera informó que por ahora se puede seguir usando la versión anterior del programa hasta mañana a las 18. Agrega que se recomienda actualizar los sistemas para el uso de la nueva versión antes de esa fecha y que la obligatoriedad de efectuar despachos a través del nuevo software "se comunicará con 48 horas de antelación por este mismo medio". Algunos de los despachantes consultados reconocieron que el viernes último ya se podía trabajar sin mayores problemas con la nueva versión y que respaldan su puesta en marcha porque servirá para mejorar los controles aduaneros. Pero aclararon que se debería trabajar de antemano para evitar problemas de este tipo en la puesta en marcha de las versiones del SIM.

Más inconvenientes

Por su parte, el despachante José María Novas Regueira señaló que a estas dificultades propias del cambio de sistema se les añade una que se viene dando incluso desde antes de que se busque actualizarlo.

Se trata de las demoras que surgen al momento de acreditar los pagos por derechos en el sistema, que también generan costos y más dificultades para liberar la mercadería de acuerdo con lo previsto.

Novas Regueira contó que antes se pagaban derechos de importacion o exportación en el Banco Nación y se acreditaban inmediatamente en el SIM.

Ahora, "el banco pasa los pagos, pero la Aduana no los toma" a tiempo, comentó. Y contó que últimamente se dieron casos en los que pagó los derechos a las 14 y sólo se acreditaron en la cuenta del SIM después de las 18.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.