Declarar a través de códigos de barras

Este es uno de los avances que permitirán desde septiembre próximo la actualización del software
(0)
6 de mayo de 2003  

Con el propósito de mejorar los controles y agilizar la liberación de la mercancía, la AFIP (organismo que engloba a la Aduana) incorporará, desde septiembre próximo, el código de barras a las declaraciones aduaneras de exportación o importación. Esta innovación -que se desarrollará por etapas- será posible gracias a la puesta en marcha de la nueva versión del Sistema Informático María (SIM), a partir del 15 del actual.

Y permitirá que se puedan introducir en la declaración aduanera datos de código de barras de productos por importar o exportar a través de un scanner (lector) o tipeando los números correspondientes.

También se podrá hacer lo mismo en el caso de bienes como las autopartes, que no cuentan con un código de barras, pero sí con un número identificatorio propio.

"Como estamos hablando de códigos de productos y esa información será pública, cualquier persona podrá saber si un bien fue subfacturado o sobrefacturado. Así, lograremos una cadena muy buena para evitar actos ilícitos", dijo a LA NACION el director de programas y normas de procedimientos aduaneros de la AFIP, Santiago Losada.

El organismo también logrará una mayor "trazabilidad" de las operaciones de comercio exterior, aun después de su intervención. Sobre todo en el caso de los bienes de consumo masivo, que son los que más suelen emplear este tipo de tecnologías y podrían ser localizados después de su nacionalización en las góndolas de un supermercado.

Pero no sólo habrá beneficios para el fisco, porque esta tecnología permitirá también dar nuevos criterios a la Aduana para administrar la selectividad y posibilitar una liberación más rápida de los productos a quienes realizan declaraciones veraces. Al conocer de antemano el producto identificado a través del código de barras, el organismo podrá decidir o no verificaciones físicas de las cargas de acuerdo con el peso total de los bienes ingresados o con su valor declarado.

Asimismo, el sistema puede contribuir a simplificar las exportaciones automatizando las intervenciones de terceros organismos por fuera de la Aduana, como el Senasa, que garantiza la sanidad de bienes de origen animal o vegetal.

Se estima que los alimentos constituyen en general el 50% de los códigos de barras registrados en el país, que se ubican entre las principales exportaciones. En estos casos, la AFIP "podrá dialogar informáticamente con estos organismos" y así agilizar la recepción de los documentos que certifican su intervención en las operaciones de los productos identificados con esta tecnología, explicó Losada.

El código de barras también posibilitará realizar declaraciones aduaneras más precisas y mejoras a la hora de obtener estadísticas sobre productos importados o exportados, que dejarán de ser identificados exclusivamente por medio de una posición arancelaria.

Para lograrlo, la AFIP está trabajando con la Asociación Argentina de Codificación de Productos Comerciales (Código), que representa al sistema EAN (numeración de artículos europea, por sus siglas en inglés) de código de barras.

Impuestos provinciales

La nueva versión del SIM también permitirá, en los próximos días, efectuar la percepción en favor de las provincias de una alícuota del 1% en las importaciones a cuenta del pago de ingresos brutos. La AFIP ya venía realizando este cobro en el caso de importaciones destinadas a la comercialización en la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, el miércoles último, el titular de la AFIP, Alberto Abad, firmó un acuerdo con la Comisión Arbitral del Convenio Multilateral para el cobro de un anticipo del gravamen en las importaciones que se venderán luego en todo el país.

"El declarante va a seleccionar en el sistema la provincia y el porcentaje correspondiente -subrayó el director de informática aduanera, Ricardo Rojo-. A la noche se va a acreditar lo recaudado en las cuentas correspondientes a cada provincia en el Banco Nación."

Asimismo, la nueva versión del SIM permitirá en los próximos días mejorar la liquidación del draw back y el control del valor declarado de los bienes. Más adelante, el sistema podrá alertar de antemano a organismos especializados en el control del narcotráfico o lavado de dinero que brinden parámetros para reconocer operaciones de riesgo, cuando se registren ventas o compras externas sospechosas.

Para diciembre de este año se espera terminar de automatizar en el SIM la intervención en el comercio exterior de los terceros organismos y optimizar los controles de importaciones temporarias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.