Del capitalismo al "talentalismo"

Cómo fue la política de desarrollo de la Ciudad para promover las industrias creativas; cuál es la estrategia para los próximos años
Cómo fue la política de desarrollo de la Ciudad para promover las industrias creativas; cuál es la estrategia para los próximos años
Agustín Kelly
(0)
22 de diciembre de 2016  

Hace varios años que la ciudad de Buenos Aires centra sus esfuerzos en diversificar su matriz productiva y promover las economías creativas donde la materia prima es el talento y la creatividad, innovación y los recursos humanos altamente calificados son factores determinantes. Esta visión tiene que ver con industrias que generan alto valor agregado y alta empleabilidad.

Con la creación de los distritos económicos se buscó diversificar la economía de una ciudad que hasta el momento provenía del comercio y las finanzas. Así como lo hicieron de forma exitosa otras ciudades como Barcelona, Amsterdam y Los Angeles, entre otras, con grandes resultados, entendiendo que debía pasar de una ciudad de fábricas a una de talentos.

En comercio exterior estas industrias junto con el resto de los servicios basados en el conocimiento son el principal recurso de ingreso de divisas de la ciudad y los más exportados son los servicios de recursos humanos, financieros y contables. Le siguen los servicios de software, audiovisuales –cine, TV, publicidad, animación y videojuegos–. Algo no tan conocido, pero con un sólido crecimiento año a año, es el modelo de franquicias y por último, pero no menos importante el diseño en todos sus variables.

Los números respaldan esta visión: la Argentina es el primer país exportador de software de la región y de marcas de franquicias. Además estamos en el ranking de los 10 de países con más premios de publicidad y somos un capital reconocida en moda y gastronomía.

Hoy, el paso del capitalismo al talentismo pone a la empresariado en un lugar donde entiende que la colaboración trae más y mejores resultados y son los propios consumidores los que empujan para que esto suceda. Al interactuar con otros países por productos de alto valor agregado y servicios de mayor complejidad, en el desembarco en nuevos mercados, el concepto de ventaja competitiva está siendo reemplazado por el de ventaja colaborativa. Hay más probabilidad de ingresar a un mercado con un socio estratégico.

Lo que viene

La estrategia del área de Comercio Exterior del Gobierno de la Ciudad es revisada continuamente por el dinamismo de sus sectores pero manteniendo una visión de largo plazo. El próximo año pondremos el acento en 3 ejes: capacitaciones innovadoras, posicionamiento inteligente y construcción de una red global eficiente.

El primer eje consiste en capacitar a los emprendedores para que desde el primer momento entiendan los beneficios reales de un emprendimiento global. Los inversores buscan empresas que escalen y sean internacionales y eso se tiene que promover desde la gestación. Del mismo modo no es suficiente con entender cómo se ingresan divisas o se hace una factura al exterior. Es importante saber cómo el producto o servicios puede penetrar en un mercado específico por lo que las capacitaciones son 100% enfocadas y prácticas.

Hoy no se puede hablar de forma separada de publicidad, animación, ilustración, etc. Son todos sectores del diseño gráfico que se retroalimentan y necesitan entre sí. Lo mismo aplica para la industria de los videojuegos.

Todos estos sectores forman parte de un vertical que podemos llamar Diseño & Comunicación. Para poder posicionarlas de forma eficiente y colaborativa entre las partes organizaremos misiones multisectoriales en destino, reuniones 1 a 1 en Buenos Aires y rondas virtuales, donde el talento será el principal activo.

Para lograr un impacto eficiente mejoraremos en la gestión de la información. Por eso estamos promoviendo una red global de contactos enfocados en comercializar y potenciar cada uno de los sectores.

Simplificación

Si analizamos la cadena de procesos que requiere una transacción internacional de bienes o servicios, a diferencia de lo que pasaba hace sólo 10 años, podemos ver cómo la tecnología mejoró y simplificó algunos procesos.

En la Argentina todavía hace falta trabajar mucho en la simplificación de procedimientos, registros, pagos, certificaciones y en una estructura logística que permita poner el acento en el negocio y en la tecnología, pero la facilidad cada vez es mayor. Esto hace que haya que poner la mirada sobre otras competencias para los profesionales del comercio exterior.

En 2030 habrá una gran cantidad de trabajos que hoy no se conocen y otra cantidad de los que hoy se realizan serán reemplazados. Habrá un mercado que valorará las competencias humanas sobre los trabajos reemplazables por la tecnología.

En cuanto a los profesionales de comercio internacional específicamente, como en muchas otras áreas, el valor estará puesto en estas habilidades blandas.

El autor es director general de Comercio Exterior en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.