El comercio internacional enfrenta una difícil realidad

Por Ercole Felippa
(0)
22 de diciembre de 2009  

La Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (Fecacera) considera que el impulso y el desarrollo del comercio exterior debe constituir una política de Estado y no someter permanentemente a discusión qué tipo de inserción en el mundo queremos como país. Definitivamente, la Argentina debe tener un programa de comercio internacional de mediano y largo plazo.

En consecuencia, es importante reafirmar que la única forma de crecer sostenidamente es aplicando políticas que promuevan el trabajo, atraigan inversiones productivas, brinden seguridad jurídica e implementen regímenes ágiles en la operatoria del comercio internacional, en el marco de un Estado eficiente que resguarde la competitividad de nuestra economía, entre otros factores que promuevan un desarrollo sustentable.

Nuestro país necesita exportar no sólo productos primarios, sino también bienes de mayor valor agregado, diversificar la matriz exportadora y los mercados donde colocamos nuestros productos, revirtiendo la concentración con un mayor número de pymes internacionalizadas que tengan actividad permanente en el comercio mundial.

Fecacera boga por una descentralización de la operatoria de comercio internacional que permita exportar o importar en igualdad de condiciones, desde cualquier lugar del país.

Una herramienta que facilitaría acercarnos a esta idea es la implementación de una "ventanilla única digital", tomando los avances tecnológicos como base para lograr el acercamiento a los centros operativos.

Se requiere preferencial atención para las pequeñas y medianas empresas necesitadas de un conveniente apoyo administrativo y financiero. El dificultoso acceso al crédito no es patrimonio exclusivo de las pymes, por lo que se requiere un sistema adecuado que atienda las necesidades reales en esta materia.

Contrasentido

El gobierno nacional debe revisar el actual sistema de aplicación de derechos de exportación para la mayoría de los productos, eliminándolos de forma gradual, dado que quita competitividad en algunos sectores. Es un contrasentido pretender insertarnos en el mundo aumentando las exportaciones y gravar al mismo tiempo las ventas al exterior. Sólo una verdadera política exportadora impulsará una mayor participación de la Argentina en el comercio mundial.

Según datos oficiales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Argentina ocupaba en 1998 el puesto 38 entre los países exportadores; al cierre de 2008, bajó al puesto 48, achicando su ya magra participación del 0,481% al 0,438%, a pesar de que las exportaciones crecieron en el mismo período un 166%, pasando de 26.441 a 70.588 millones de dólares (recordemos que a fines de 1920 la Argentina participaba con un 3%).

El gobierno de Brasil -preocupado por la actual crisis global- está creando una entidad bancaria dedicada exclusivamente al financiamiento del comercio exterior. El llamado Eximbank Brasileño ayudaría a dirigir de manera adecuada los créditos estatales para los exportadores, les daría garantías sobre las deudas y manejaría el riesgo del crédito en forma independiente de otras agencias.

© LA NACION

El autor es presidente de la Federación de Cámaras de Comercio Exterior de la República Argentina (Fecacera).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.