El comercio por Internet, en stand by