El crecimiento económico mundial empeora por la guerra comercial

La inversión empresarial y los flujos de comercio no repuntan; la incertidumbre impacta y se siente a nivel global
The New York Times
(0)
20 de junio de 2019  

La guerra comercial del presidente Trump está paralizando la inversión empresarial, la confianza y los flujos comerciales en todo el mundo, un desarrollo que los líderes y ejecutivos de negocios dicen que está empeorando la desaceleración económica mundial que ya estaba en marcha.

El reciente ablandamiento en Europa, Australia y otras partes del mundo coincide con la intensificada lucha comercial de Trump con China y otros socios. Los economistas advierten que una mayor escalada por parte de Trump, como los aranceles sobre más productos chinos o los gravámenes a los automóviles extranjeros, podría frenar el crecimiento mundial.

"Con estas tensiones comerciales, la economía global, en cierto sentido, se está acercando a una encrucijada", dijo Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial.

La debilidad en China, impulsada en parte por las consecuencias de la guerra comercial, se ha extendido a Alemania, Australia y otras naciones, aumentando los costos de la cadena de suministro, enfriando las exportaciones y preocupando a los líderes políticos y económicos.

El martes, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, dijo que el banco estaba preparado para inyectar más estímulos a la economía de la eurozona para combatir la desaceleración económica.

Los efectos de la guerra comercial de Trump han sido particularmente duros en Alemania, la economía más grande de Europa, que se ha estado preparando para decidir si Estados Unidos impondrá aranceles a las importaciones de automóviles. La ansiedad comercial ha llevado a una disminución en la confianza y el gasto de los negocios: la producción industrial alemana en general se contrajo bruscamente en abril, cayendo un 1,9% en el mes frente al 0,5% que esperaban los analistas.

"Los riesgos, que han sido importantes durante el año pasado, en particular los factores geopolíticos, la creciente amenaza del proteccionismo y las vulnerabilidades en los mercados emergentes, no se han disipado", dijo Draghi en un discurso el martes. "La prolongación de los riesgos ha pesado en las exportaciones y en particular en la manufactura".

Trump criticó a Draghi por su nombre en Twitter, acusándolo de intentar debilitar la moneda de Europa para obtener una ventaja en el comercio mundial al hacer que sus productos sean más baratos para comprar en el extranjero.

"Mario Draghi acaba de anunciar que podría inyectar más estímulos, lo que inmediatamente redujo el euro frente al dólar, lo que hace que sea más fácil para ellos competir contra Estados Unidos", dijo Trump en un tuit. "Se han estado saliendo con la suya durante años, junto con China y otros".

El enfoque agresivo del presidente estadounidense hacia los socios comerciales se presenta a medida que las naciones desarrolladas y en desarrollo retroceden a la rápida globalización que dominó dos décadas de políticas económicas. Los flujos mundiales de inversión extranjera directa cayeron un 13% el año pasado, a su nivel más bajo desde la crisis financiera, informó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo la semana pasada. Fue el tercer declive anual consecutivo, que los funcionarios atribuyeron a las corporaciones multinacionales que devolvieron efectivo a los Estados Unidos después de la revisión fiscal de Trump en 2017. Los funcionarios advirtieron que las tensiones comerciales suponen un "riesgo a la baja" para un repunte en el crecimiento de la inversión este año.

Trump ha hecho un uso constante de los aranceles para castigar a los socios comerciales como China, Europa, Canadá y México que, según afirma, han destruido puestos de trabajo en Estados Unidos al inundar Estados Unidos con productos baratos y erigir barreras económicas injustas en casa. Trump y sus principales funcionarios insisten en que la guerra comercial está levantando la economía estadounidense y que cualquier desaceleración en el crecimiento global no está relacionada con las políticas comerciales de la administración.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en una entrevista a principios de este mes, dijo que no "piensa de ninguna manera que la desaceleración que se observa en partes del mundo sea el resultado de tensiones comerciales en este momento". Y señaló que el crecimiento en Asia y Europa se fue reduciendo antes de que las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China se rompieran a principios de mayo.

Trump ha citado repetidamente la desaceleración de China como prueba de que su guerra comercial está funcionando, y le dijo a la prensa la semana pasada que Estados Unidos "ha recaudado US$14 trillones en valor neto de los Estados Unidos".

"China se ha reducido probablemente por US$20 trillones", continuó. "Hay una brecha tremenda".

Pero una desaceleración en la segunda economía más grande del mundo, una que está profundamente enredada en las redes de comercio global, afecta a otras economías.

"China es la nación comercial más grande del mundo", dijo Jacob Funk Kirkegaard, miembro del Instituto Peterson en Washington. "La idea de que podría ralentizar el motor de crecimiento global y no afectar a otros países simplemente no es creíble".

Las empresas multinacionales ya están cambiando las cadenas de suministro y retrasando el gasto de capital en respuesta a los aranceles sobre los productos chinos y los metales extranjeros. Los datos sugieren cada vez más que las tensiones comerciales pesan sobre la confianza económica, a nivel mundial y en Estados Unidos.

Una encuesta manufacturera del Banco de la Reserva Federal de Nueva York registró su peor caída en la historia el lunes, y muchos economistas lo atribuyeron a las amenazas de Trump, a principios de este mes, de imponer aranceles a las importaciones mexicanas como castigo por no frenar la inmigración ilegal. Si bien esos aranceles se evitaron, la posibilidad de que Trump pueda hacer un movimiento similar contra otro socio comercial ha llamado la atención de compañías globales y líderes extranjeros.

El martes, Trump dijo en un tuit que había hablado por teléfono con el presidente chino, Xi Jinping, y que los dos líderes tendrían una reunión "extendida" la próxima semana en la Cumbre del G-20 en Japón. Esos comentarios podrían ayudar a calmar los temores del comercio mundial, que aumentaron luego de que Estados Unidos acusó a China de romper un acuerdo comercial el mes pasado y Trump elevó los aranceles a los productos chinos por valor de US$200.000 millones.

Pero no se garantiza ningún acuerdo, y Trump ha amenazado con imponer aranceles por US$300.000 millones adicionales de productos chinos si el presidente chino no está de acuerdo con el acuerdo original. Trump ya impuso impuestos de importación a productos de China por un valor de US$250.000 millones y ha golpeado a socios comerciales con aranceles de acero y aluminio y amenazas de autos extranjeros de Europa y Japón.

El Banco Mundial recortó su pronóstico de crecimiento global en 0,3 puntos porcentuales para este año en respuesta a la inesperada debilidad del comercio y la manufactura en las economías avanzadas y en desarrollo. El crecimiento del comercio mundial se ha desacelerado a su tasa más baja desde la crisis financiera de 2008, ya que las exportaciones de Europa y Japón se han desplomado, en particular a China.

Y señaló que la mayor incertidumbre política, incluidas las tensiones comerciales, ha ido acompañada de una desaceleración de la inversión global y un debilitamiento de la confianza. En un informe de este mes, advirtió que los riesgos para su perspectiva están "firmemente a la baja, en parte reflejando la posibilidad de desestabilizar la evolución de las políticas, incluida una mayor escalada de las tensiones comerciales entre las principales economías".

En tanto, los economistas del Fondo Monetario Internacional estiman que si Trump continúa con su amenaza de ampliar la disputa comercial china los aranceles agregados solo este año restarán alrededor de 0,3% del producto interno bruto mundial en 2020, con un arrastre adicional de 0,2% proveniente de aranceles.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.