El futuro de la terminal 5 genera incertidumbre entre los gremios

Emiliano Galli
(0)
24 de febrero de 2015  

Las bases reconocen la gestión tanto de los secretarios generales de los sindicatos portuarios como de las autoridades de la Administración General de Puertos respecto de las acciones tomadas para darle previsibilidad al futuro de la terminal 5, parte clave del funcionamiento de Puerto Nuevo, donde llega buena parte del comercio internacional de Asia. Bactssa, la actual concesionaria, la operará hasta octubre de este año.

Pero lo que los trabajadores no pueden ocultar es la angustia por la incertidumbre que genera el actual proceso licitatorio, cuestionado por uno de los (hasta ahora) dos interesados en el pliego: Ictsi, accionista de Tecplata, y potencial concesionario junto con Bactssa, que irá por un nuevo período.

El puerto de Buenos Aires no sale todavía del sopor causado por tres trombas: el enroque de servicios entre Terminales Río de la Plata y Exolgan; el inicio de las actividades de Tecplata (que arrancaría en junio con operaciones regulares), y la brutal caída de las importaciones. Ningún portuario olvida que la caída de la actividad (y del trabajo) tiene a Guillermo Moreno como responsable original.

No obstante, la angustia parece contenida. Nadie arriesga por cuanto tiempo. El viernes pasado debían abrirse los sobres con las ofertas de la licitación, pero el acto se prorrogó al 30 de marzo. Delegados gremiales de la terminal señalaron: "El panorama es complejo. La empresa transmite tranquilidad, pero el clima es de total incertidumbre. Queremos mantener nuestras fuentes de trabajo con antigüedad, con quien sea".

Por su parte, el secretario general de Guincheros, Roberto Coria manifestó: "No acompañamos esas notas (de suspensión de la licitación) que ponen en riesgo una importante cantidad de trabajadores. La impugnación no es el camino, porque impide inversiones en concesiones donde hay fuentes de trabajo en riesgo"".

Y Eduardo Zabalza, directivo de Tecplata y a la sazón vocero de Ictsi en el pedido de suspensión de la licitación reafirmó, una vez más, que la impugnación en sede judicial "es una vía que estamos estudiando". "La continuidad de trabajo no está cuestionada, sino el hecho de que los pasivos devengados, mientras Bactssa operó, deben ser afrontados por Bactssa si no gana la licitación", indicó.

Ictsi dice que es un error licitar ahora por 40 años y presionará para que se prorrogue la vida útil de la 5 –para resguardar las fuentes de trabajo– hasta que coincidan los vencimientos de las tres terminales y entonces así poder revisar la cantidad de terminales que deben operar en Buenos Aires. Y redobla la advertencia: sugiere que los gremios le reclamen a Bactssa una "reserva de fondos" para el pago de indemnizaciones por antigüedad.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.