El gran desembarco

Maersk, el gigante del transporte marítimo mundial, operará la Terminal 4
(0)
22 de agosto de 2000  

El puerto de Buenos Aires está de parabienes. Al fuerte plan de inversiones de casi US$ 300 millones en el embarcadero anunciado recientemente por el grupo británico P&O se sumó la suscripción de un acuerdo por el cual Maersk Argentina Holdings adquiere el 70% de las acciones de la Terminal 4 y de la terminal Emcym, de Gabriel SRL.

La operación, que aún debe ser aprobada por la Administración General de Puertos (AGP), determinará nada más y nada menos el ingreso al embarcadero capitalino de A.P. Møller, principal grupo empresarial de Dinamarca y un verdadero gigante del transporte marítimo.

Este consorcio es el tercer operador de terminales portuarias en el nivel mundial. Además, es propietario de Maersk Argentina Holdings y de Maersk Sealand, la naviera portacontenedores más grande del mundo.

Su ingreso en la porción mayoritaria de Terminal 4 y de Emcym (Gabriel SRL preservará un 30por ciento de las acciones) promete recalentar la competencia entre las operadoras portuarias, contribuir al logro de una mayor eficiencia de los servicios de carga-descarga y aumentar aún más los altos niveles de inversión privada que se vienen dando en el puerto. "El Gobierno ha incluido en su agenda la mejora de la calidad de los servicios portuarios como pieza clave para la promoción de las exportaciones. Por eso, vemos con satisfacción que se incorpore a la actividad portuaria argentina uno de los jugadores más importantes del mundo en esta materia", dijo el secretario de Transporte, Jorge Kogan, al difundir la operación, durante una conferencia de prensa que tuvo lugar la semana última en el quinto piso de Ministerio de Economía.

Por su parte, el gerente de finanzas de Maersk Argentina Holdings, Paul Rasmuss, afirmó que una vez concretada la adquisición, su empresa invertirá alrededor de 40 millones de dólares en cuatro años para mejorar el equipamiento, las instalaciones y la capacidad de las terminales.

"Esto demuestra la confianza del grupo A.P. Møller y de Maersk en la Argentina. Nuestro objetivo principal es contar con una terminal multipropósito que no esté cautiva de Maersk Sealand sino que también preste servicios a otras navieras", dijo el ejecutivo aunque no reveló cuánto pagará su empresa por la compra de los papeles de Terminal 4 y de Emcym.

Otras medidas

Pero el desembarco del consorcio danés y los nuevos planes de inversión no son las únicas noticias alentadoras para el futuro del embarcadero. También el Gobierno está adoptando medidas para bajar los costos, mejorar los accesos e incorporar tecnología de punta en la actividad portuaria. De hecho, la AGP dictó la semana última una norma que deroga la controvertida resolución 45/97 y crea un grupo de trabajo conformado por funcionarios y ejecutivos de las terminales marítimas y de las compañías navieras con el fin de "estudiar y proponer un régimen tarifario que represente en forma transparente y previsible el costo de Puerto Nuevo".

La resolución 45/97 de AGP había posibilitado a las terminales, que soportaron importantes pérdidas en sus primeros años de operación, cobrar por sí mismas sus servicios de estiba a los cargadores. Pero ocasionó reclamos y fuertes aumentos de los costos de manipuleo de los contenedores.

A fines de 1998 un contenedor de exportación pagaba 120 dóalres mientras que hoy abona un total de 198 dólares. En el caso de la importación, los costos de estiba subieron de 120 dólares a 234 dólares. Antes de la entrada en vigor de la resolución 45/97, los costos de estiba eran percibidos por las navieras (como sucede en los principales puertos) que aún siguen cobrando esta tarifa denominada THC, salvo excepciones.

El interventor de la AGP, Ricardo del Valle, reconoció que esta resolución, que el Gobierno acaba de derogar, derivó en "una doble imposición de los servicios que provocó falta de transparencia y reclamos en la Justicia".

Principio de acuerdo

Ahora, la AGP está discutiendo con el sector privado una baja los precios máximos autorizados para la carga y descarga de contenedores. "Existe un principio de acuerdo para que los máximos disminuyan en porcentajes importantes sobre todo en el área de la exportación", reveló el funcionario. Además, la Secretaría de Transporte prevé poner en marcha, antes de fin de año, un proyecto para mejorar los accesos ferroviarios al puerto. La iniciativa, que simplificará notablemente el acceso de los trenes de trocha ancha al embarcadero y la redistribución de la carga entre las terminales portuarias, es considerada vital para dotar de mayor eficiencia al puerto y para posibilitar su crecimiento sostenido en el largo tiempo.

El plazo de ejecución de este proyecto será de dos años y contempla la utilización de un crédito de 20 millones de dólares otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Según se estima, las mejoras permitirán suprimir la circulación de 120.000 camiones por año por el ejido urbano, con lo cual, además de bajar los costos, aliviará el tránsito de la ciudad y tendrá un impacto ambiental positivo.

Sucede que, a diferencia del camión, el tren permite el acceso de varios contenedores en forma simultánea al embarcadero con una tarifa significativamente menor, que beneficiaría a importadores y exportadores.

Pero, por la falta de infraestructura adecuada, actualmente se debe realizar, en la mayoría de los casos, una transferencia previa entre el ferrocarril y el camión para que la carga pueda acceder a la zona portuaria.

Esta situación, que agrega costos a las operaciones, determinó que el tren de cargas capte, según datos de AGP, apenas entre el uno y el tres por ciento de los contenedores estibados en el puerto cuando en otros embarcaderos este indicador oscila entre el 25 y el 35 por ciento.

También se prevé instalar en el puerto una plataforma electrónica, que terminará con el uso de papeles en el embarcadero y contribuiría al fortalecimiento de los controles aduaneros. El software utilizado en este desarrollo, que estará funcionando a principios del 2002, será una adaptación de los que se utilizan en los principales puertos europeos.

Luego de que se consolide su uso en el puerto de Buenos Aires, la plataforma electrónica se expandirá a los diferentes puertos marítimos o fluviales del país, a puertos secos del interior y a los pasos de frontera. "La implementación de esta plataforma de comercio electrónico va a ser desarrollada en conjunto con la Aduana y va a permitir articular el transporte con el control aduanero. Se podrá hacer un seguimiento de todo lo que ingresa en el país y en el caso de los contenedores se podrá también verificar su recorrido hasta que vuelven a salir del país por su mismo punto de ingreso o por otro punto diferente", enfatizó Kogan.

Vuelta a la vida

Del Valle afirmó que quedará "para el futuro" la creación de la Sociedad Administradora de Puertos (SAP), organismo que, según la ley 24.093, reemplazará a la AGP y regulará al embarcadero capitalino con la participación del sector privado pero que aún no se constituyó como tal. "Sin necesidad de la SAP se están logrando inversiones importantes y más efectividad en los servicios. Esto está generando que el puerto vuelva a estar vivo. Vamos a hacer modificaciones para crear una terminal de pasajeros y para mejorar los accesos con discusiones con toda la comunidad portuaria. Es como si estuviera funcionando una SAP", aseguró el interventor de AGP.

La pesadilla del tiempo límite

"Se elevó un proyecto al Congreso para modificar el artículo 46 de la ley que forzaba a los contenedores a pagar un alto cargo por la permanencia de más de 270 días en el país. La Cámara de Diputados no eliminó este artículo sino que duplicó el tiempo permitido. Esperamos que en el Senado logremos el objetivo de la propuesta original que es la eliminación de cargos a los contenedores por su permanencia en el país por cualquier período", afirmó el Secretario de Transporte, Jorge Kogan, al referirse al controvertido régimen de admisión temporaria de contenedores vigente en el país.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?