Proyección. El impacto de los megabuques