El Mercado Central piensa en crecer

Contará con una plataforma logística
(0)
18 de diciembre de 2001  

A pesar de que el Mercado Central de Buenos Aires no puede escapar a la fragilidad que padece hoy la economía argentina, está diseñando un plan maestro en el que se incluye una plataforma logística con el fin de adicionar valor a su actividad tradicional: la comercialización y distribución de frutas y verduras.

Según explicó el presidente de la Corporación, Carlos Grinberg, este proyecto se apoya en tres puntos principales que son: el fortalecimiento de la actividad frutihortícola, el fomento del sector agroindustrial y el desarrollo del área logística.

Grinberg precisó, en diálogo con LA NACION, que para la realización de este plan se firmó en septiembre último, tras un proceso de licitación, un convenio con el grupo Alimentos y Gestión Logística (una UTE formada por firmas argentinas, la consultora española de logística y transporte Spim, y la empresa Mercabarna que administra el mercado central de Barcelona).

"A partir de enero próximo nuestro socio estratégico va a salir a vender los espacios y en función de ello comenzará con las obras de infraestructura", contó Grinberg.

Agregó que este emprendimiento no tiene la forma de una privatización tradicional sino que se trata de una inversión a riesgo ya que el grupo va a recibir un canon de un 35 por ciento de la recaudación que haga el Mercado de los nuevos negocios que se generen.

Dijo además que el grupo español quiere traer operadores frutihortícolas de afuera para comercializar con Europa en contratemporada. "Tendrían unidades logísticas para poder importar y exportar en contraestación."

"Cuando el Mercado se inauguró en los 80 o en los 70 -añadió- la palabra logística estaba sólo en el diccionario. Pero hoy es una realidad. Es un sector que constituye un engranaje más dentro de la cadena comercial", destacó al referirse a uno de los aspectos de proyecto y agregó que el sector frutihortícola necesita de la logística para adicionar valor a sus productos ya que maneja un margen chico de rentabilidad y los precios están en baja.

"Por otra parte -sostuvo-, el gran Buenos Aires requiere de esta actividad para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. En ese contexto, el Mercado Central tiene una ubicación estratégica especial ya que se encuentra en un punto medio entre el Aeropuerto Internacional de Ezeiza y el Puerto de Buenos Aires, sobre la autopista Riccheri."

Los detalles

El plan maestro contempla la realización de un parque agro industrial, un parque logístico, un centro de distribución de cadenas alimentarias, una playa de transferencia de cargas, la explotación de playas ferroviarias, la radicación del Mercado de Flores de la Ciudad, un centro de oficinas, entre otras obras.

La plataforma logística incorporará operadores del sector y de transporte; depósitos y playas para facilitar la conexión multimodal.

El diseño del proyecto, para el que se prevé una inversión cercana a los 200 millones de pesos y que tendrá en cuenta las 360 hectáreas sin infraestructura que existen dentro del predio del mercado, estará listo a fines de este mes, para luego dar inicio a la etapa de comercialización.

El Mercado Central inició sus operaciones en 1983 con hortalizas pesadas (ajo, papa y cebolla), pescados y mariscos, pero fue inaugurado en forma definitiva el 15 de octubre de 1984.

Abastece en el área metropolitana de la ciudad a más de 700 empresas mayoristas que comercializan anualmente más de 1,4 millón de toneladas de frutas y verduras, de las cuales 100.000 son importadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.