El Mercosur, frente a su futuro

La creación de un proceso de integración abierto obliga a evaluar su continuidad
(0)
31 de octubre de 2000  

La realización de una zona de libre comercio de América del Sur, que la consideramos necesaria, implicaría la decisión política de valorar la conveniencia de renunciar a una unión aduanera (mercado común en el Mercosur) y convertirlo en Area de Libre Comercio.

Se trataría de un proceso de integración regional abierto, en donde cada país lleve a cabo sus propias políticas y la libre relación comercial con todos los países, alterando la estrategia cerrada al mundo del Mercosur, lo que significa para sus Estados parte sólo un mercado interno más amplio.

La ampliación del bloque

Este objetivo conlleva la ampliación del Mercosur al resto de los países de América del Sur (Amercosur), como se lo consideró recientemente en la cumbre de Brasilia, entre otras cosas, para la conformación de un bloque negociador en defensa de los intereses comunes de los doce países.

Acuerdos de libre comercio son el Nafta (Estados Unidos, Canadá y México) y los muchos que con éxito llevan a cabo México y Chile.

Japón proyecta convenios de libre comercio de "nueva era" con Singapur, Corea, México, Chile, Canadá y otros. Bolivia persigue concertar acuerdos de libre comercio con los países centroamericanos. En el cuadro que se incluye se observan los resultados positivos para la Argentina de su intercambio con los países de América del Sur. El mayor superavit es con Chile, que también ha realizado inversiones en la Argentina por 6000 millones de dólares. Sigue Brasil, con el que tenemos el mayor intercambio. Nuestros altos saldos favorables con Brasil entre 1995 y 1998 lo fueron en razón de beneficiarnos de su desequilibrio económico-financiero en ese período y la sobrevaluación del real. En una zona de libre comercio sudamericano debemos coordinar una política común para nuestras negociaciones con la Unión Europea y, principalmente, con Estados Unidos para la eventual creación del ALCA, en donde debemos lograr las indespensables contrapartidas que permitan el ingreso de los productos sudamericanos en el mercado de los países del Nafta.

El objetivo prioritario para una zona de libre comercio sudamericana es considerar el Plan de Acción para la Integración de la Infraestructura Regional en América del Sur, propuesto en la reunión de presidentes en Brasilia, y para la Argentina, estudiar la relación del mismo con el Plan Federal de Infraestructura, indispensable para la infraestructura regional, el desarrollo de los países y la creación de empleo.

El autor es embajador y autor del libro "Mercosur, Unión Europea, Nafta y los procesos de integración regional".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.