El puerto, con baja calificación

El concesionario solicitó del Gobierno una renegociación completa del contrato
(0)
18 de diciembre de 2001  

SANTA FE.- El futuro del puerto de Santa Fe parece tener un frente de tormenta que se le acerca desafiante. Sucede que el concesionario -que desde 1999 es Terminales Portuarias Santafecinas (TPS), un grupo integrado por Malvicino SA, la Cooperativa Industrial de Laguna Paiva y ATA, compañía de autotransportes con negocios portuarios- solicitó del gobierno una "renegociación completa" del contrato.

Sin embargo, quienes interactúan en la actividad portuaria mantienen sus reservas sobre si será posible continuar operándolo en las actuales condiciones.

En febrero de 2002 se cumplirá el segundo año de la concesión y para entonces TPS tendrá que responder por el compromiso asumido en la evolución de la curva de carga y las inversiones para poder continuar al frente de la administración de la estación local.

Según datos que trascendieron entre los operadores, el puerto capitalino habrá alcanzado para entonces un movimiento de entre 100 y 120 mil toneladas, es decir, la quinta parte del total comprometido para este período (500.000 toneladas).

Pocos resultados

La primera entidad que públicamente se refirió a esta situación fue la Bolsa de Comercio de Santa Fe, que en un comunicado hizo alución a lo que calificó de "magros resultados" del concesionario.

"Debe señalarse -manifestó la entidad en un documento- que en el tiempo que lleva la concesión se han producido cosechas con récords históricos, la vía navegable ha tenido la profundidad estipulada en el contrato de dragado signado por el Estado nacional y por la empresa Hidrovía SA, y que los sectores de la producción y de la comercialización de granos han mostrado su interés por esta alternativa portuaria."

Otra frustración

A la vez, se destacó que "mientras Santa Fe se asoma a una nueva frustración, otros puertos próximos, más pequeños, con menores hinterlands y similar calado han aumentado sustancialmente sus volúmenes de cargas en base a la generación de confianza y a la eficiencia operativa", destacó.

Como se sabe, el puerto de esta ciudad se encuentra ubicado a sólo tres cuadras de la calle céntrica peatonal, y para el ingreso de buques ultramarinos debe mantenerse el canal de acceso desde el río Paraná con calado suficiente, lo que significa una permanente erogación en trabajos de dragado y mantenimiento.

Un viejo proyecto, elaborado incluso mucho antes de que el puerto fuera dado en concesión, plantea su relocalización como una posible solución a ese inconveniente.

La iniciativa ya está lanzada. Se prevé que un crédito del Fondo del Río de la Plata (Fonplata), un organismo solventado por los países de esta región y con sede en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, viabilizará el proyecto de estudio de la hipótesis de traslado y prefactibilidad económica.

De acuerdo con diferentes versiones que se manejan, se supone que el nuevo asentamiento del puerto santafecino podría establecerse en una zona próxima al túnel subfluvial Uranga-Sylvestre Begnis, que vincula Santa Fe con Paraná.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.