El sudeste asiático es un cliente prometedor

Este gran comprador de productos agrícolas conformará un área de libre comercio en el año 2002
(0)
28 de marzo de 2000  

El rápido desarrollo de Asia nos obliga a fijar la atención en el proceso de integración de los mercados que conforman la Asociación de Naciones del Sudeste de Asia (Asean). La Asean es una repuesta regional a la histórica complementación de las economías que son parte del acuerdo (Indonesia, Malasia, Tailandia, Filipinas, Singapur, Vietnam, Camboya, Brunei, Laos y Myanmar) y a la necesidad de estimular los procesos de cooperación subregional orientados al establecimiento de mecanismos de consulta permanentes que eliminen o atenúen los conflictos existentes.

Después de décadas de conversaciones, el resultado fue el diseño de un modelo fundado en la cooperación económica y la coordinación de políticas en el nivel intrarregional.

A pesar de los sucesivos desafíos de seguridad planteados en el sudeste asiático y los latentes conflictos entre algunos de sus miembros (las islas del mar del sur de China, las pujas por el liderazgo de la asociación, el determinante papel de las comunidades de chinos étnicos en la subregión), crisis económica de por medio, la Asean se ha fijado como objetivo estratégico para aumentar sus niveles de competencia global la formación del área de libre comercio Asean Free Trade Area (AFTA).

De acuerdo con el nivel de desarrollo de las economías participantes, el acuerdo contempla dos fechas límite para cumplir con el proceso de liberalización: el año 2002 como punto final del cronograma de desgravaciones arancelarias intrazona para aquellas economías de mayor desarrollo relativo y el año 2008 para las menos evolucionadas.

Con estas premisas, la secuencia de preferencias intrazona se fija por medio del arancel externo común denominado Common External Preferencial Tariff (CEPT): aquellos productos comercializados internamente y no sometidos a listas de excepción matendrán un canon promedio de entre el 0 y el 5 por ciento.

Hasta el presente, el 90% de las casi 43.000 posiciones sometidas a rebajas corresponde a ítem no sometidos a listas de exclusión, en los que la Argentina presenta, en general, ventajas competitivas.

Indicativo del nivel relativo de apertura de las economías de la Asean es que el menor nivel tarifario promedio corresponde a Myanmar, con el 1,98%, y el más alto a Filipinas. Los otros países se encuentran dentro de un rango nominal que varía entre el 5 y el 10 por ciento.

Un gigante que crece

Para nuestro país, es relevante atender la consolidación del proceso de cooperación subregional en la Asean y la concresión del AFTA debido a los siguientes motivos:

  • El escaso tiempo restante que la Argentina posee para evaluar su posicionamiento en un mercado ampliado de 510 millones de habitantes con un producto bruto interno (PBI) per cápita de 1700 dólares (existen grandes asimetrías entre Singapur y Camboya).
  • La necesidad de acelerar la definición de una estrategia de inserción regional selectiva, orientada de acuerdo con targets de mercado sobre la base del despliegue de recursos humanos, financieros y diplomáticos sostenidos operativamente por una red logística regional de apoyo.
  • La atención sobre el proceso servirá para consolidar una necesaria estrategia de diversificación de mercados externos.
  • Las economías de la Asean son mercados agroalimentarios en los que la oferta exportable nacional es altamente competitiva.
  • Los procesos de acelerada industrialización generaron como efecto la creciente urbanización de las sociedades; se estima que la población en el sudeste de Asia alcanzará los 650 millones de personas en 2010, el 30% compuesto por menores de 15 años.
  • Como sociedades en fase de transición demográfica cada vez más demandantes (en razón de las mejoras en el nivel de vida y las expectativas de consumo suntuario, junto a un alto desarrollo de la industria turística y hotelera), son mercados de particular trascendencia para la Argentina.

    Granos del mundo

    El mercado de productos alimenticios de la Asean crece a una tasa tres veces superior a la de Japón, estimándose una cifra superior a los US$ 25.000 millones en importaciones de alimentos este año. De mantenerse la tasa de expansión, se elevará a US$ 60.000 millones en 2010. Sólo las importaciones de cereales del este y sur de Asia, en 1999, alcanzaron los 90 millones de toneladas, sin contar a China. Por su lado, Singapur (el mercado más sofisticado de la Asean), Malasia e Indonesia representan el 72% de las importaciones subregionales de alimentos.

    Por otra parte, los riesgos de proteccionismo comercial agrícola son crecientes. El desarrollo de un plan subregional destinado a garantizar la "seguridad alimentaria" de la Asean implica la adopción de medidas que afecten la libre competencia por los mercados.

    En consecuencia, la activación de mecanismos de coordinación público-privados es necesaria para atender en el mediano plazo a las exigencias y posibilidades que a la Argentina se le brindan en el marco del proyecto AFTA.

    El autor es profesor y especialista en temas de Asia.

    ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?