La Aduana no piensa en cambios para las actuales operaciones

Primero espera perfeccionar su sistema
(0)
31 de octubre de 2000  

La Dirección General de Aduanas (DGA) no considera, de momento, una eventual ampliación de los beneficios del régimen de importación simplificada a despachantes o agentes ni tampoco aplicar las diferentes medidas tendientes a agilizar las operaciones expresas comprendidas en los acuerdos suscriptos en el nivel del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). "En la Aduana estamos lejos de tomar esa decisión. Tenemos que perfeccionar este sistema y estar seguros de que trabaja bien para luego ir hacia adelante", explicó el titular de la DGA, Eduardo Cassullo, a La Nación .

El funcionario reconoció que, actualmente, el ente de control tiene denuncias de que ingresarían por el régimen de importación simplificada mercaderías que no están contempladas dentro de estos beneficios. "A mí esto me preocupa porque sería desvirtuar el proceso de los couriers", dijo.

Serio problema

"Estamos en un país que viene enfrentando un problema muy serio en cuanto a controles. Por eso, quiero que cada vez que habilitemos sistemas en la Aduana que perfeccionen la eficiencia y la comunicación comercial con las empresas demos la seguridad de que estamos generando, al mismo tiempo, los mecanismos de control efectivo que correspondan", enfatizó.

El director general de la Aduana indicó que la obtención de mayores beneficios en las operaciones podría ir de la mano del desarrollo y la mejora de mecanismos de autocontrol por parte de las compañías interesadas sobre sus propios procedimientos.

"Una vez que las empresas se comprometen a lograr este objetivo, los beneficios pasan a ser una parte clave de su negocio. Entonces deben honrarlos y manejarse con toda severidad en sus propios controles internos", expresó. El funcionario recalcó que la Aduana prevé instrumentar a futuro nuevos mecanismos de fiscalización de las operaciones más flexibles y eficientes que los actuales con la participación de los operadores. Pero estos controles deberán acompañarse con sistemas de auditorías y de seguimientos permanentes para que también sean efectivos.

Para ejemplificar el concepto, en el organismo mencionan al sistema de aduana domiciliaria, que permitió bajar costos a operadores de comercio exterior de alto nivel de transacciones, ya que disponen de personal aduanero para realizar las tramitaciones que correspondan en su propia planta.

"Estoy convocando en estos días a los usuarios de la aduana domiciliaria para efectivizar normas de control", señaló el funcionario.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.