La concesión del puerto de Santa Fe, con futuro incierto