La Patagonia quiere vía libre

Impulsan los ferrocarriles Trasandino y Transpatagónico
Impulsan los ferrocarriles Trasandino y Transpatagónico
(0)
28 de marzo de 2000  

La Patagonia tiene un sueño desde el 16 de marzo de 1896, fecha de la inauguración del servicio ferroviario entre Bahía Blanca y Neuquén: acceder a las costas del océano Pacífico a través del tren.

Sin embargo, los visionarios de aquel tiempo, jamás pensaron que un siglo después, el proyecto aún estaría inconcluso.

En efecto, luego de la puesta en marcha del tramo Neuquén-Zapala (el 1º de julio de 1914), quedaron en el olvido, los 220 kilómetros de rieles necesarios para llegar a la localidad chilena de Lonquimay que permiten la formación del corredor bioceánico.

Transportar las cargas por esta traza ferroviaria contribuirá a incrementar el intercambio comercial entre países del Mercosur y los ubicados en las costas del Pacífico. A eso se puede adicionar la posible vinculación con la red ferroviaria nacional que dispone de 1575 estaciones de cargas, 453 de las cuales están ubicadas en la provincia de Buenos Aires.

Y como las distancias no se miden en kilómetros, sino en dólares, podría sumarse el potencial de mercaderías que hoy se sirven de la Hidrovía Tieté-Paraná. Este curso navegable, nace en las proximidades de San Pablo, Brasil, el polo industrial más importante de América del Sur.

De utilizar la combinación fluvial-ferroviaria, las más de 32.000 industrias paulistas podrían acceder al Pacífico con una reducción de fletes de entre un 30 y un 50% comparada con las tarifas aplicadas por el modo marítimo desde el puerto de Santos, vía el Canal de Panamá o el estrecho de Magallanes.

Para que este emprendimiento ferroviario no tenga más postergaciones los gobiernos de Buenos Aires y Neuquén están impulsando un accionar conjunto con los legisladores nacionales patagónicos a los que se sumaron los intendentes de Zapala, Neuquén, Bahía Blanca y Coronel Rosales.

Razones a favor

El principal argumento, para contrarrestar las restricciones presupuestarias que aduce el gobierno nacional, es el decreto 346/99 que establece la cesión de vías y durmientes, hoy en poder del Ente Nacional de Administración de Bienes Ferroviarios (Enabief).

Con este material podrían iniciarse los trabajos de Zapala hasta el Paso Fronterizo Mallín (Chile), sin necesidad de utilizar recursos presupuestarios durante este año.

También le reclaman a la Cancillería que rubrique el Protocolo con Chile por el que ambos países coinciden en la utilización del Mallín como punto de frontera para que las vías del Trasandino puedan arribar a Lonquimay.

La conformidad del gobierno trasandino ya fue comunicada por su embajada a la Argentina por nota 434/99 del 19 de agosto de 1999.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.