Las agencias locales sueltan amarras

Hacen frente a la concentración del negocio naviero con una oferta de servicios diversificada
(0)
31 de octubre de 2000  

Los agentes marítimos que operan en el mercado local están enfrentando los efectos de la concentración del negocio naviero que comenzó a percibirse en el país con el inicio de la operación en el puerto de Buenos Aires de líneas marítimas megacarriers durante la última década.

Estas grandes compañías navieras, que sirven los principales tráficos marítimos en el nivel mundial, prefieren, en algunos casos, manejar sus propias estructuras comerciales y operativas en los distintos puertos antes que optar por la tercerización. Por eso, los agentes locales reconvierten y diversifican su estructura para hacer frente a la mayor competencia.

Servicios adicionales

El presidente del Centro de Navegación, Patricio Campbell, explicó que en la actualidad los agentes marítimos han pasado a ser operadores de comercio exterior que incluyen dentro de su gama de servicios el transporte aéreo, el terrestre y las prestaciones multimodales.

Agregó que la actual tendencia de mercado puede ser una oportunidad más que una amenaza para las firmas del sector. "Si hay algún agente ineficiente, va a quedar en el camino. Pero si es innovador no hay motivos para que lo reemplacen. Además, los armadores están buscando socios en parques logísticos, terminales y otros negocios y ésa es una gran posibilidad para el sector. Porque aunque ponga casa propia o tercerice, el armador siempre va a requerir un socio local que sea creíble", explicó.

Otra de las ventajas que, según Campbell, tienen los agentes marítimos locales pese a la actual concentración del negocio naviero es el conocimiento del mercado y la posibilidad de amortiguar el riesgo empresarial de los armadores en las economías de la región que, a veces, se tornan inestables. La agencia marítima Robinson es una de las compañías del sector que reconvirtieron su estructura y la diversificaron con el propósito de ofrecer servicios integrales de comercio exterior. Esta empresa representa comercialmente en el mercado local a la compañía de navegación Lykes, y por medio de la agencia de carga de su propiedad, Mercomar, a la naviera TMM. Tanto Lykes como TMM pertenecen al consorcio naviero Canadian Pacific. Además, es propietaria de la naviera Líneas Feeder, que ofrece servicios de traslado a los principales puertos de la Patagonia y también entre Buenos Aires, Montevideo, Asunción y los puertos intermedios.

Robinson cuenta también con Sertrans, empresa que presta servicios de logística y transporte carretero. Por otra parte, posee un acuerdo para brindar servicios de carga aérea con la firma Latin Mundo y dispone de su propio departamento de charteo de buques de carga general. El presidente de la firma, Andrew Robinson, explicó que el negocio de estos operadores, que perciben comisiones computadas sobre las tarifas marítimas, se tornó dificultoso con la pronunciada caída de los fletes que se vivió hasta fines de 1998.

Además de diversificar su negocio, las firmas realizaron fuertes inversiones en informática para ponerse a tono con las exigencias de las navieras internacionales. "Ahora está volviendo a ser más atractivo el negocio de la agencia. Pero antes fue difícil porque se acortaban los ingresos y aumentaban los costos", reconoció Robinson a La Nación .

Sin embargo, el presente no está exento de riesgos para los agentes marítimos locales. "El mayor competidor que tenemos es Brasil. El mercado brasileño ha aumentado sus niveles de tarifas y, como el armador vende su bodega al mejor precio, tenemos menos contenedores para vender y menos comisiones que cobrar", admitió.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.