Las inversiones privadas le dan brillo a Diamante