Las mismas operaciones, distintos costos portuarios

Algunas empresas conservan la paridad 1 a 1; otras no
(0)
29 de enero de 2002  

Si bien toda operación de comercio exterior siempre estuvo referenciada al dólar -tanto en las ganancias como en los gastos que demanda la exportación-, luego de la devaluación algunas empresas mantuvieron el mismo precio en pesos, es decir, a una paridad de cambio 1 a 1.

Un caso es el de la recientemente inaugurada Terminal Zárate, de la familia Murchison. La política de la empresa es evitar una escalada inflacionaria, por lo que las tarifas se ajustarán de acuerdo con la realidad y, por el momento, se mantienen en pesos al mismo valor que lo hacían durante la convertibilidad. Sin embargo, los directivos de la firma dejaron en claro que cada caso y cada cliente será estudiado en particular.

Los depósitos agrupados en la Cámara de Depósitos Fiscales Privados (Cadefip) no tienen mayores problemas porque desde siempre facturaron en pesos. Por lo tanto, los valores se mantienen estables y sus tarifarios no registraron variaciones.

El Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca informó, mediante un comunicado firmado por Osvaldo Habitante, de la gerencia general, que "a diferencia de otros puertos, que con el mayor apresuramiento pretenden cobrar sus tarifas en dólares al cambio de pesos 1,40 por cada dólar, momentáneamente y hasta tanto esté claramente normado el alcance de la Ley 25.561 en cuanto le pueda concernir a su actividad, el puerto continuará facturando sin modificaciones".

Acuerdo

Los representantes de las cuatro terminales de Puerto Nuevo no tomaron la misma medida, al firmar un acta días atrás con el interventor de la Administración General de Puertos (AGP), Ricardo Del Valle, donde acordaron que las tarifas de manipuleo percibidas por las terminales mantendrían su precio en dólares, al igual que las tasas a las cargas que cobra la AGP por el uso del puerto. Exlogán, la terminal de Dock Sud, adoptó similar postura, convirtiendo sus precios al tipo de cambio 1,40. Otro caso que se suma es el del puerto de Quequén, que también factura a 1,40 pesos por dólar.

Por su parte, la Terminal de Cargas Aéreas Edcadassa bonifica a partir de mediados de este mes los costos del servicio de depósito fiscal (almacenaje y manipuleo) para las exportaciones de los productos argentinos manteniendo la paridad uno a uno respecto del dólar.

"Con costos atados al peso argentino frente a ingresos en dólares se intenta reactivar este sector que es de vital importancia para la recuperación del país cuyos volúmenes de carga por operaciones de exportación vía aérea cayeron 19,5 por ciento en 2001 respecto de 2000", señaló la empresa recientemente adquirida por el grupo de Eduardo Eurnekián.

Según explicó Sebastián Dates, de Edcadassa, para las importaciones se toma el dólar al tipo de cambio oficial de 1,40. "Si este tipo de cambio oficial se viera alterado, procuraríamos mantener un descuento de alrededor del 40 por ciento para las exportaciones con el fin de promover la colocación de la producción nacional en mercados del exterior", adelantó Dates.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?