Las Pyme van en busca de una coartada

Los empresarios esperan que las medidas anunciadas por el Gobierno les permita recuperar la competitividad perdida en el terreno externo
Los empresarios esperan que las medidas anunciadas por el Gobierno les permita recuperar la competitividad perdida en el terreno externo
(0)
21 de marzo de 2000  

Acostumbradas a batallar en luchas donde tienen que atender varios frentes a la vez para seguir en pie, parecería que las pequeñas y medianas empresas que exportan se acercan a un período de tregua.

El envío al Congreso, la semana última, de la ley Pyme que incluye una batería de medidas destinadas a reactivar el sector, sumado a otro conjunto de iniciativas que se están trabajando desde la Secretaría Pyme junto con la de Industria y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) que incluye desde la devolución automática del IVA para pequeñas exportaciones, la simplificación de la operatoria exportadora, la búsqueda de nuevos mercados, el fomento de las asociaciones hasta una baja en los costos de exportación, pone en escena la intención de reanimar a este batallón de empresas que ya cuenta con muchas bajas.

En diálogo con La Nación , el titular de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa, Guillermo Rozenwurcel, subrayó la intención de su gestión de apuntalar por medio de un plan global la competitividad del sector, y dio a conocer nuevos anuncios que completan la estrategia trazada con ese fin. "Creemos que la participación de las Pyme en las exportaciones no guarda relación con la importancia que tienen. Según datos del observatorio Pymi de la Unión Industrial Argentina (UIA), más de la mitad de las Pyme industriales no exportó nunca y, de las que lo hicieron, sólo un 15% lo hace de manera sistemática. Esto refleja un desempeño muy pobre, pero al mismo tiempo es un indicador de una potencialidad muy grande", comentó Rozenwurcel.

El funcionario precisó que para tratar de ir dando respuesta a la problemática exportadora de las empresas se está trabajando junto con la AFIP en un régimen automático de la devolución del IVA. "Hoy el promedio de devolución del impuesto ronda los 60 días, lo que se va a implementar es una devolución automática para pequeñas exportaciones. La idea es que primero se devuelva el impuesto, independientemente del procesamiento administrativo, luego se verifique y, si es necesario se sancione el incumplimiento a posteriori."

Agregó que, además, se va a duplicar el monto de las operaciones que entran en el Régimen Simplificado de Exportaciones. Hasta ahora se fija como requisito para participar del mecanismo un monto de 5000 pesos por operación y 50.000 por mes, pero se lo piensa llevar a 10.000 por operación y 100.000 por mes.

Sin embargo, a pesar de las iniciativas en marcha, a fuerza de cosechar tragos amargos, los empresarios muestran un dejo de escepticismo ante los anuncios.

En los últimos días, al vicepresidente Pymi de la UIA, Juan Carlos Lascurain, se lo suele ver con una caja de 100 herramientas que ingresó al país, proveniente del sudeste asiático, a un valor de 3 pesos.

Sin perder de vista la caja, Lascurain denunció la falta de instrumentos para mejorar la administración del comercio. "Creo que la Aduana tiene que mejorar sus controles, porque no podemos alcanzar buenos resultados con ejemplos como éste (el de la caja). Además tenemos que analizar cómo va a ser nuestra relación con Brasil, porque se habla de relanzar el Mercosur pero ese relanzamiento debe contemplar que el bloque no se creó para que un país aventajara a otro, sino para poder producir juntos con valor agregado", agregó.

Al referirse al tema Brasil, Rozenwurcel expresó que las Pyme que pudieron llegar a ese mercado lo tienen que utilizar como plataforma para terceros destinos. "Hay que mirar la integración con Brasil con una perspectiva más amplia. Sé que esto es difícil para el empresario que vive las angustias del día a día, pero pensar en una eventual ruptura del Mercosur o en la pérdida del mercado brasileño sería una catástrofe para nuestro país. La Argentina no tiene ninguna posibilidad de volver a una economía autárquica previa a la apertura. La posibilidad de impulsar la actividad de las Pyme sin Mercosur sería mucho más complicado que si mantenemos nuestra relación con Brasil. Obviamente que tenemos que conseguir una estructura mutuamente ventajosa", añadió.

El bloque regional es el principal destino de las pequeñas y medianas empresas que exportan. Según datos que manejan los exportadores, durante 1998, en un grupo de 3767 firmas, donde no se consideraron las principales del ranking, el 43,5% exportó hacia ese destino, un 18% lo hizo al resto de la Aladi, y un 13,9% le vendió a la Unión Europea.

Un esfuerzo titánico

A Ariel Benzacar, gerente de Benzacar Maderas, una pequeña empresa dedicada a la fabricación de perchas, le cuesta imaginar un futuro más promisorio y no duda al decir que "la Argentina tiene que seguir el modelo japonés, porque la única manera de poder exportar es si el mercado interno absorbe los gastos de nuestras empresas. Las Pyme estamos corriendo para ver cómo cubrimos el banco para que no nos cierren la cuenta corriente, entonces pensar en exportar es un esfuerzo titánico", se lamentó tras recordar que el año último viajó a Italia a promocionar sus productos pero se tuvo que volver porque era mucho esfuerzo y los números no le cerraban.

Industria Alimentaria Coronel Vidal está mejor posicionada debido a que su producción, la carne de liebre, cuenta con un mercado cautivo. A pesar de que exporta 1,5 millón de pesos a la Unión Europea reconoce que su situación no es la más común en el sector.

"Para nosotros es un poco más fácil exportar porque nuestro nicho es específico, si no, no podríamos vender fuera del país. Acá los costos internos son muy caros y la mayoría de las Pyme no pueden acceder al crédito. En otros países la garantía de una empresa está en lo que vende y no en lo que tiene", advirtió.

Por su parte, el presidente de la Confederación General Económica, César Tortorella, ve con buenos ojos el plan para reactivar a las Pyme pero subrayó la necesidad de "pelear a muerte contra el contrabando y contra la entrada de productos subfacturados, porque en este campo falta un control más activo".

En el universo de las Pyme no existe quien se oponga a un plan para reactivar la producción y mejorar la competitividad. Los empresarios sólo esperan ver plasmados los anuncios en la realidad para luego animarse a creer que es posible.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.