Opinión. Lejos de poder vivir con lo nuestro