Los bloques se dirigen hacia el libre comercio

Expectativas por la liberación gradual del intercambio
(0)
24 de octubre de 2000  

A casi un año del inicio de las negociaciones en Bruselas entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) en torno del acuerdo de asociación interregional suscripto en 1995, persiste la duda de si se trató sólo de un gesto diplomático para buscar un contrapeso del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) o si efectivamente se prevé avanzar en una mayor liberalización del comercio entre ambos bloques. Sin embargo, funcionarios de amba uniones aduaneras ratificaron su compromiso y se mostraron optimistas de que para 2010 pueda lograrse una liberalización casi total del intercambio.

No obstante, reconocen temas espinosos que deberán solucionarse previa puesta en marcha del convenio: los subsidios de la UE al agro y los altos derechos de importación del 14% del Mercosur para los productos manufacturados contra un 4% de los países europeos. Esta situación pudo apreciarse en el seminario "Mercosur-Unión Europea: limitaciones y oportunidades de una alianza estratégica", que se desarrolló la semana última en el hotel Claridge y fue organizado por la Oficina de Prensa e Información del gobierno alemán.

Libre flujo

La liberalización del comercio de bienes y servicios entre ambos bloques, considerada la primera entre uniones aduaneras, posibilitaría un mayor acceso a la producción agrícola y agroindustrial de los países del Mercosur a los mercados europeos mientras que le permitiría a la UE recrear su papel de primer inversor en la región.

Además, la UE ostenta el liderazgo entre los socios comerciales del Mercosur, absorbiendo el 30% de las exportaciones aunque este papel está declinando en beneficio de Estados Unidos.

Las negociaciones, que contemplan la gradual y recíproca liberalización del comercio, se encuentran abocadas a la compatibilización de aspectos técnicos entre ambas regiones, aunque a partir de julio de 2001 se comenzará a discutir la política arancelaria. Se instrumentarán mediante el sistema de single undertaking; es decir, que sus diferentes alcances se pondrán en marcha como un todo indivisible.

Posturas

El funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina, Eduardo Sadous, aseguró que los subsidios de la UE al agro son la "principal distorsión que perjudica la equidad" en el comercio entre ambos bloques. En este sentido, destacó que el comercio entre América latina y la UE ronda anualmente los US$ 85.000 millones y los países europeos obtienen un superávit de US$ 15.000 millones.

En sintonía, el embajador de Brasil en el país, Sebastiao Do Rego Netto, estimó que la liberalización del comercio debería permitir "una corrección al desequilibrio estructural" que existe entre ambas regiones merced a que "en los últimos años creció la exportación y se produjo un importante salto de las importaciones" desde Europa.

Los funcionarios de ambos bloques coincidieron en que las negociaciones de liberalización del comercio entre la UE y el Mercosur deben ser encaradas por los países teniendo en cuenta los beneficios que entrañan en sí mismas.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.