Los que unieron la isla Margarita con Tigre a través de los ríos

La expedición partió de Venezuela, en 1979, en una embarcación rudimentaria
La expedición partió de Venezuela, en 1979, en una embarcación rudimentaria
(0)
22 de agosto de 2000  

El 17 de diciembre de 1979, en la isla Margarita, cuatro aventureros besaron a sus esposas, abrazaron a sus hijos y se alejaron en el Niculina, un barco bastante rudimentario. El país entero les daba el adiós, y con Venezuela a sus espaldas, emprendieron el rumbo hasta Buenos Aires, concretamente hasta Tigre.

La idea de la aventura surgió de Constantino Georgescu, capitán de la embarcación. "De ésta y otras expediciones de estudio que realizamos entre 1982 y 1986 hemos sacado la conclusión de que los ríos del eje fluvial Norte-Sur se pueden navegar, sin mayores dificultades, en el 93% de su longitud, con calados de alrededor de cuatro pies (1,20 m) durante casi todo el año", afirmó uno de los cuatro tripulantes y hermano menor del capitán, Paul Georgescu.

"América del Sur puede integrarse por medio de sus ríos" aseguró el marino durante las jornadas organizadas por FunDosMil, fundación para el desarrollo de políticas y estrategias para el transporte y la producción. Su seguridad cuenta con la base de la experiencia: después de cinco meses de travesía, y con un detallado estudio en carpeta sobre la profundidad y estado de los ríos sudamericanos, llegó a buen puerto.

Antes de estas misiones, debido a los pocos datos que había disponible, se estimaba que solamente entre un 50 y 60% del mencionado recorrido era apto para la navegación utilitaria. La travesía se llamó Expedición Fluvial Oriamplia, por Orinoco, Amazonas, Plata. Los ríos que atravesaron fueron: Orinoco, Casiquiare, Negro, Amazonas, Madeira, Manoré, Guaporé, Paraguay, Paraná y Río de la Plata. Por algunas vías fluviales del Alto Madeira, los viajeros pasaron después de 200 años de la última expedición, realizada por Alexander Humboldt.

Según sus conclusiones, el eje fluvial está interrumpido en tres puntos:

1. Alrededor de 60 km entre Colombia y Venezuela, en los raudales Atures y Maypures.

2. En la zona del Alto Madeira, donde en 483 km caídas de agua impiden la navegación. Se prevé que para 2005 estará solucionado este corte, y se podrá navegar sin interrupción.

3. Entre los ríos Guaporé y Paraguay, por 320 km.

"Pudimos constatar que sobre el eje fluvial Norte-Sur se puede contar con profundidades de agua del orden de un metro casi todo el año. En el caso de los barcos de río, con fondo chato, es posible transportar centenares de toneladas de carga útil", comentó.

Georgescu exaltó las posibilidades que brinda el río Amazonas: "tiene 14 afluentes que son más importantes como caudal y longitud que el Rhin. Pero mientras en el Rhin se transportan alrededor de 300 a 400 millones de toneladas al año, en todo el continente nuestro se transportan 50 millones", señaló.

El regreso

Después de descansar seis meses en la Argentina, emprendieron el trayecto de vuelta que se llamó Expedición de Amistad e Integración Sudamericana. Partieron el 20 de enero de 1981, siempre con el Niculina, y se desviaron hacia Lima.

"Allí hicimos expediciones de reconocimiento con colegas de las universidades de Lima y La Paz. Uno de ellos, que era estudiante en aquel entonces y hoy es ingeniero, fue herido por una flecha de unos indios que no estaban al tanto de la integración fluvial sudamericana", relató Georgescu entre risas. Fueron desde Lima hasta La Paz en tres meses, un recorrido de casi 3000 km de aventuras contadas sin exageraciones en el libro "tras las huellas de Fitzcarrald".

El expedicionario comparó el trayecto sudamericano con el norteamericano, también conocido por él. "Para nosotros ha sido mucho más difícil el trayecto norteamericano que el sudamericano. Mientras en América del Sur navegábamos días y días sin encontrar un barco, en el Mississippi no hay hora que no pase un buque con 40.000 toneladas de mercadería", mencionó.

Con sus viajes comprobó que los dos sistemas de navegación Norte y Sur "van a sostener la columna vertebral de los transportes en el Mercado Común de las Américas".

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.