Medidas para los sindicatos portuarios, navieros y navales

Emiliano Galli
(0)
26 de enero de 2016  

Bactssa se preadjudicó la terminal 5 del puerto de Buenos Aires luego de un proceso fastidioso y tenso por el que desfilaron varios secretarios de Transporte, subsecretarios de Puertos y Vías Navegables e interventores de la Administración General de Puertos (AGP) que arrancó en 2012 con el fin de la concesión del pliego original, al que le siguió una prórroga provisional por tres años (para analizar en el ínterin qué futuro se quería para todo el puerto de Buenos Aires) y que continuó con un nuevo llamado a licitación, una impugnación de Tecplata , la suspensión del concurso por el ex ministro de Economía Axel Kicillof y esta última convocatoria a la que calificaron Bactssa y Tecplata.

La primera ofertó poco más de 17 millones de dólares, la segunda unos 11 millones de dólares.

En suma se trata de una jugada administrativa para nivelar los vencimientos de las tres terminales porteñas hacia 2019. Se descarta que Tecplata vaya a impugnar: "No vamos a hacer nada más; ya hicimos nuestras observaciones en su momento y la AGP consideró que no eran pertinentes", indicaron a la nacion fuentes cercanas a la terminal platense que aguarda un acuerdo con una naviera para empezar a operar.

Algo de descompresión podrán sentir los portuarios de la 5. Pero sólo temporal. Este proceso evidenció cómo la lentitud burocrática se divorcia del vértigo comercial en el que se desenvuelven empresas y trabajadores. Tres años restan para el vencimiento total de concesiones. Es mañana.

Mientras, cuando cierto lobby pretendía imponer más burocracia legal para la marina mercante y la industria naval, casi como un matrimonio por conveniencia, sus voceros debieron haber previsto la olla a presión que está tomando temperatura en estos días.

La marina mercante de bandera nacional tiene una preeminencia importante del casco simple en su flota en ciertos tráficos regionales. La Prefectura dispuso el cese de la navegación de estas embarcaciones para diciembre último. La presión fue doble: empresaria (por el tiempo y la inversión de reconversión) y sindical (por el temor a quedarse en tierra si los armadores demoraban la reconversión).

La industria naval argentina está capacitada para construir barcazas doble casco para cumplir con la norma de Prefectura. Aclaración: Paraguay, dueño de la tercera flota fluvial mundial, prohibió el casco simple.

Prefectura decidió finalmente una prórroga de seis meses, sólo para la navegación en ríos interiores y con certificado previo.

Sindicatos navales y navieros sufren el sangrado. Como con los portuarios, necesitan medidas concretas. Y sí, para mañana.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.