Opinión. Negociaciones paradójicas en la OMC